miércoles, 28 de febrero de 2018

#GutaOriental.

El personal sanitario colapsa en . Los intensos combates matan a al menos 630 personas y herido a otras 3.300 en solo siete días. Desde exigimos un alto el fuego urgente en para permitir la asistencia vital a enfermos y heridos.

Facebook censura la Venus de Willendorf, una escultura de hace 30.000 años

La red social de Mark Zuckerberg considera "pornográfica" una imagen de la estatua publicada por una usuaria 

http://blog.ninapaley.com/2018/01/01/24-free-goddess-gifs/
 A Facebook no le gustan los desnudos. No importa si es la portada de Marisol en  Interviú 40 años después, los cuadros del pintor italiano Amedeo Modigliani o, como en este caso, la Venus de Willendorf de hace 30.000 años que forma parte de una colección en el Museo de Historia Natural de Viena.

El caso se produjo el pasado mes de diciembre cuando Laura Ghianda, autodefinida como artivista,  subió una instantánea de la obra que fue compartida 7.000 veces. "Facebook censuró la inserción de una de mis publicaciones porque... usé una imagen "pornográfica peligrosa" de Willendorf", recogía la usuaria en su perfil.

Posteriormente, Guianda envió un mensaje a los administradores de la red social para solucionar lo que, según ella, es un fallo de su algoritmo. La  única respuesta que recibió fue que reenviarían la consulta al equipo y que, mientras tanto, le invitaban a "leer el sitio web dedicado a las regulaciones".
La repercusión de la noticia llegó hasta el Museo de Historia Natural de Viena, que se sumó a las críticas declarando que "no lo van aceptar" porque "la Venus debe permanecer desnuda". 

Como recogen en  The art newspaper, Christian Koeberl, director general de la institución, se pronunció sobre ello el pasado mes de enero:  "No hay motivo para cubrir la Venus de Willendorf y ocultar su desnudez, ni en el museo ni en las redes sociales". Dos meses después del incidente, la polémica continúa viralizándose. Especialmente, después del artículo publicado este martes por medios internacionales como el  Daily News

No es la primera vez que el algoritmo de Facebook es puesto en duda. De hecho, en 2011 también censuró a un ciudadano francés por colgar en su cuenta el cuadro El origen del mundo, pintado por Gustave Courbet en 1866. 

Si bien las  normas de la comunidad de Facebook prohíben las publicaciones en las que se vea un pezón, o explícitamente más sexuales, la línea de qué se censura sigue sin estar del todo clara. Hace un tiempo rectificó y ahora permite imágenes de mujeres amamantando o que muestren cicatrices de una masectomía.
"Eliminamos fotografías que muestren los genitales o las nalgas en su totalidad y de una forma directa. También restringimos algunas imágenes de senos femeninos si se muestra el pezón, pero siempre permitimos fotos de mujeres amamantando o que muestren los pechos con cicatrices por una mastectomía. También permitimos fotografías de pinturas, esculturas y otras obras de arte donde se muestren figuras desnudas. Las restricciones sobre la exhibición de desnudos y actividades sexuales también se aplican al contenido digital, a menos que dicho contenido se publique con fines educativos, humorísticos o satíricos. Se prohíben las imágenes explícitas de relaciones sexuales. También podemos eliminar descripciones de actos sexuales que sean demasiado gráficas".
Como indican, también permiten fotografías de pinturas, esculturas y otras obras de arte. Pero, como refleja el caso de la Venus de Willendorf, el algoritmo no siempre acierta.

Sexo por pan para las refugiadas sirias con el conocimiento de la ONU

Una refugiada siria carga con una caja de ayuda de Unicef en un campamento en Hasaka (Siria). DELIL SOULEIMANAFP-PHOTO

 El escándalo por una cadena de episodios de violencia sexual con trabajadores humanitarios involucrados llega a Siria e implica a la misma ONU. La corporación mediática británica BBC informó ayer de una serie de casos de abusos sobre refugiadas y desplazadas internas perpetrados, en ocasiones, por empleados de organizaciones dependientes de Naciones Unidas. Según la BBC, la ONU fue informada en 2015 de estas explotaciones, que llegaron a obstaculizar el acceso regular de las mujeres a la ayuda humanitaria, pero hoy persisten.

"Oímos acerca de mujeres que sufrieron chantaje cuando el distribuidor [de ayuda] les pidió favores a cambio de servicios - como pasar una noche con ellos". Esta declaración procede de una adolescente de Homs, una de las provincias sirias escenario de sangrientas batallas durante la guerra, que dieron paso a la destrucción y a la vida precaria. Está recogida en el informe 'Voces de Siria 2018', editado por el Fondo de Población de la ONU y que dedica un capítulo entero a los casos de explotación y acoso sexual de víctimas del conflicto.

El medio británico acompaña este informe con las denuncias de Danielle Spencer, una consejera en asuntos humanitarios empleada de una ONG. Ella asegura que conoció estos abusos por primera vez, de boca de refugiadas en un campo jordano, en marzo de 2015. Al ir más allá en sus pesquisas, explica, las mujeres le detallaron cómo hombres de consejos locales en las provincias sureñas sirias de Daraa y Quneitra les habían ofrecido ayuda humanitaria a cambio de sexo. 

"Retenían la ayuda que habían recibido y usaban a estas mujeres con fines sexuales", sentencia Spencer, quien alerta del daño social para las mujeres de estas conductas aparte de la misma agresión sexual, pues provocan que muchas opten por acudir a por ayuda para sus familias. "[Estas prácticas] eran tan endémicas que, de hecho, ellas no podían ir [a por ayuda] sin ser estigmatizadas. Se asumía que, si habías ido a estos centros de distribución [de ayuda], habías participado de algún tipo de acto sexual a cambio de ayuda", concluye.

Pocos meses después de esta investigación, añade la BBC, el Comité Internacional de Rescate cuestionó a 190 mujeres y niñas de Daraa y Quneitra. Su conclusión es que el 40% de ellas había sufrido violencia sexual al acceder a servicios, incluidos los de ayuda humanitaria. Ambas investigaciones fueron presentadas durante un encuentro de agencias vinculadas a la ONU en Jordania, en julio de 2015. Luego, critica Spencer, la ONU rechazó su propuesta de investigar más y apenas realizó cambios en la gestión de la ayuda.

Dado el peligro que supone operar en un país en guerra, especialmente para el personal internacional, la ONU trabaja con organizaciones locales en tareas como la distribución de ayuda humanitaria. Por ello, pese a que en el encuentro jordano de 2015 afloraron las denuncias contra algunas de estas organizaciones, Danielle Spencer reclama que el sector hizo caso omiso "para asegurar el flujo de ayuda humanitaria hacia el sur de Siria".

La BBC explica que las agencias de Naciones Unidas han declarado que tienen "tolerancia cero" con la explotación sexual y que no eran conscientes de ningún caso de abusos de este tipo por parte de entidades socias en la región. Un portavoz de Unicef confirmó su presencia en el encuentro en Ammán de 2015. En respuesta, dice, pasó revista a sus organizaciones afiliadas en el sur sirio, y matiza que no es consciente de ninguna denuncia de esta naturaleza contra ellas. 

Tres años después de las primeras denuncias de Danielle Spencer, el reciente informe Voces de Siria deja patente que la violencia sexual en el reparto de ayuda humanitaria no se ha acabado, sino al contrario: es generalizado: "En varias provincias de Siria se han dado casos de mujeres y niñas que se casan con funcionarios, por un breve período de tiempo para 'servicios sexuales', a fin de recibir comida; distribuidores pidiendo los números de teléfono a mujeres y niñas, transportándolas a sus casas 'para tomar algo a cambio' o obtener distribuciones 'a cambio de una visita a su casa' o 'a cambio de servicios, como pasar una noche con ellos'. Mujeres y niñas 'sin protector masculino', como viudas o divorciadas, así como mujeres desplazadas internas, son consideradas particularmente vulnerables a la explotación sexual", describe el informe.

"Recuerdo a una mujer llorando en la habitación, muy disgustada por lo que había experimentado", lamenta Spencer, hablando a la BBC. "Las mujeres y las niñas necesitan ser protegidas cuando intentan recibir comida, jabón y elementos básicos para vivir. Lo último que necesitas es a un hombre, que se supone que debes confiar y de quien se supone que debes recibir ayuda, pidiéndote tener sexo con él y reteniendo tu ayuda humanitaria".


Fuente: http://www.elmundo.es/internacional/2018/02/27/5a957e35468aeb08598b4673.html

El papel pintado verde que mató a miles de familias durante el siglo XIX


 El arsénico, el elemento 33 de la tabla periódica, es conocido como tiempo inmemorial por su gran toxicidad, siendo utilizado como veneno para insectos, ratas…y humanos. Sin embargo, durante la primera mitad del siglo XIX el peligroso elemento formó parte de un tinte verde, inventado por el químico sueco Carl Scheele, que se utilizó profusamente para teñir ropas, forros de muebles y un papel pintado muy de moda en la época victoriana y que mató literalmente a miles de personas, incluyendo al mismísimo Napoleón en su exilio en Santa Elena.

Lo peor del asunto es que la cualidad tóxica del arsénico era bien conocida ya en aquella época, lo que no detuvo la moda de poner el tinte verde absolutamente a todo: ropas, juguetes, pintura, muebles… con la excepción del pelo, pues todavía quedaba un siglo y pico para la irrupción del punk en Londres.


La descabellada popularidad del tinte verde de arsénico se debió a una asunción errónea por parte de la sociedad, que aún era bastante inocente en cuanto a los peligros de la química: como nadie iba a lamer las paredes o chupetear el forro del sofá verde, no había ningún peligro. Gran error: la humedad del ambiente extrae el arsénico del tinte, convirtiendo una mansión inglesa en un Bhopal en miniatura en el que los moradores morían a cámara lenta por respirar la nube tóxica.

Las damas de la alta sociedad victoriana caían como moscas por actos tan triviales como jugar una partida de cartas o regalar un juego de costura. La propia reina Isabel ordenó eliminar el papel verde de todas las salas del palacio de Buckingham tras enterarse de las cualidades letales del tinte, una operación ya de por sí peligrosa.

Pero la víctima más ilustre del “verde de Scheele” fue el mismísimo Napoleón Bonaparte, que mandó forrar las paredes de su casa de Santa Elena con papel pintado de los colores de la Francia imperial: oro y el nefasto verde. Durante los cinco años y medio que duró su exilio, Napoléon estuvo respirando el vapor de arsénico que desprendían aquellas paredes.


El hallazgo posterior de altos niveles de arsénico en el cabello de Napoleón llevó a los historiadores a especular con que el emperador había sido envenenado. Y de hecho lo fue, pero sin querer, por los efluvios del maldito tinte verde.

Fuente:  http://blogs.publico.es/strambotic/2018/02/papel-pintado-verde/

martes, 27 de febrero de 2018

Los días...

Verso: Felipe Benítez Reyes
Collage: qué te parece

Un test de orina para conocer lo envejecidas que están tus células

Investigadores chinos identifican un biomarcador que permite conocer tu edad biológica a través de una simple muestra de orina. El sistema puede ayudar a determinar el riesgo de sufrir enfermedades y a desarrollar estrategias contra el envejecimiento.

Un test de orina para conocer lo envejecidas que están tus células
Un test de orina para conocer lo envejecidas que están tus células Imagen: Dominic Alves (Flickr, CC BY 2.0)
  Nuestros cuerpos acumulan daño celular a medida que nos hacemos viejos, pero por factores ambientales o genéticos no en todas las personas sucede al mismo ritmo. Un equipo de investigadores chinos ha identificado un marcador molecular que puede permitir conocer el nivel de envejecimiento de nuestras células y el daño que ha ido acumulando nuestro metabolismo con el paso de los años. En un trabajo publicado este martes en la revista Frontiers in Aging Neuroscience, el equipo de Jian-Ping Cai describe este nuevo marcador y asegura que se puede detectar de manera rápida y sencilla a través de un simple análisis de orina.

El sistema se basa en la medición del estrés oxidativo acumulado a través de un conocido biomarcador llamado 8-hidroxiguanosina, cuya presencia en la orina - según demostraron los autores en un trabajo anterior - aumenta con la edad. “Los productos derivados del oxígeno durante el metabolismo normal pueden producir daño oxidativo en las biomoléculas de las células, como el ADN y el ARN”, asegura Cai. “A medida que envejecemos, sufrimos un aumento de este daño oxidativo, así como de los niveles de marcadores de oxidación que acumulamos en nuestro cuerpo”. Para analizar la idoneidad de este marcador, los investigadores midieron los niveles del biomarcador en un grupo de 1.228 recientes chinos con edades entre los 2 y los 90 años, mediante una técnica de análisis rápido conocida como ‘cromatografía líquida de rendimiento ultra-rápido’.

“Hemos descubierto un aumento dependiente de la edad en las muestras de 8-oxoGsn en la orina de los participantes a partir de 21 años de edad”, explica Cai. “Por tanto, la 8-oxoGsn detectada en orina es un nuevo y prometedor marcador de envejecimiento”. Y lo que detecta no es la edad cronológica de una persona, que es indiferente, sino su edad biológica y el daño acumulado, es decir, un dato clave para anticipar el riesgo que tiene de padecer alguna enfermedad e incluso de morir. “La 8-oxoGsn detectada en orina puede reflejar el verdadero estado de nuestros cuerpos mejor que nuestra edad cronológica, y podría ayudarnos a predecir el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con la edad”, concluye Cai.

domingo, 25 de febrero de 2018

Teodora Vásquez, la mujer que fue condenada por abortar, habla de sus 11 años en prisión

La salvadoreña fue puesta en libertad el 15 de febrero cuando la justicia conmutó su pena de 30 años de cárcel. Sin embargo, no se ha declarado su inocencia. La mujer le contó a BBC Mundo su calvario.

Teodora Vásquez. AFP
 Teodora Vásquez salió de prisión el jueves pasado tras permanecer 11 años privada de su libertad. La mujer fue acusada por la justicia salvadoreña de homicidio agravado y fue condenada a 30 años. (Lea: Liberan a mujer condenada por aborto en El Salvador)

La historia se remonta a 2007, cuando Vásquez tenía 24 años y nueve meses de su segundo embarazo. Ella creía que los dolores que estaba sintiendo se debían a que su bebé venía en camino. Llamó a la ambulancia varias veces desde la escuela donde trabajaba, pero no llegaron a tiempo.

Luego sintió el deseo de ir al baño. "Noté algo que se desprendió dentro de mí", le contó la mujer a BBC Mundo. 

Luego se desmayó. Al despertar, la policía estaba a su alrededor. Había sangre y le preguntaban que qué era lo que había hecho y la acusaban de cometer un aborto inducido. Ella solo negaba las afirmaciones. Ese día, Vásquez perdió a su bebé, el ver crecer a su primer hijo y su libertad. "Yo me había construido una vida, y lastimosamente no salió como la había proyectado". 

El calvario comenzó. Los policías le decían que "era una mala madre y una perra". La explicación que le dieron para arrestarla era que había matado a su hijo. El Salvador es un país en el que abortar es un delito y en donde se criminaliza sin excepciones. En 2008, Vásquez fue condenada a 30 años de cárcel.

La salvadoreña pasó 11 años detenida en el Centro de Readaptación de Mujeres de Llopango, en San Salvador. Y en prisión tuvo que vivir en malas condiciones: comida en estado de descomposición, sin medicamentos y sin suficiente agua. 

El lugar en el que dormía estaba limpio porque ella y otras reclusas limpiaban una vez a la semana. No tenían suficiente agua. "Te daban solo dos botellas de plástico rellenas. Con una tenías que lavar la ropa y los cacharros, y con la otra bañarte. Y a veces no alcanzaban las botellas en el reparto. Había que esperar una cola y muchas veces se acababa el agua cuando te iba a tocar a ti", contó Vásquéz a BBC Mundo.

También mencionó que no tenían medicamentos. "No teníamos derecho a enfermarnos más que cada seis meses, que era cuando te pasaban consulta. Si enfermabas antes, te quedabas sin medicinas".
Todos los días se levantaba a las cinco de la mañana, se bañaba, "comía un poco". La comida que le daban la define como "Horrible. Estaba cruda, a veces podrida. Muchas veces había gusanos". Después se iba a la escuela y en la tarde llegaba a unos talleres y a las seis se acostaba a dormir.
Su fortaleza eran su hijo y su familia, quienes la iban a visitar una vez al mes. (Lea: La pesadilla por la que puede pasar si aborta en El Salvador)

El 13 de diciembre de 2017, el Tribunal Segundo de Sentencia de San Salvador confirmó su pena. Este año su vida volvió a dar un giro.

El 15 de febrero de 2018, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública conmutaron la pena de Teodora Vásquez. Sin embargo, no se ha declarado su inocencia. Su familia, su hijo, que ahora tiene 14 años, y varios miembros de organizaciones y colectivos celebraron su libertad. "Está libre, Teodora está libre, feliz de recuperar su libertad después de pasar por todo un calvario. Ella ya se reunió con su familia y regresa a su hogar", dijo a la AFP Jorge Menjívar, portavoz de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto.

Vásquez insiste en su inocencia y tras su libertad quiere compartir con su familia, trabajar y estudiar. Además, dijo en diálogo con BBC Mundo, que quiere que su hijo y ella puedan ir a la universidad.
Pero el caso de Teodora Vásquez no es el único. En El Salvador hay más de 20 mujeres que pagan penas por casos similares. La ley salvadoreña castiga hasta con 40 años de cárcel a mujeres que aborten, incluso cuando lo hacen por complicaciones en sus embarazos.

Las organizaciones defensoras de derechos humanos luchan para que El Salvador anule la prohibición absoluta del aborto. Al salir de prisión, Teodora aseguró que "voy a trabajar, a luchar por que otras mujeres que han sido condenadas injustamente por casos como el mío, puedan un día recobrar su libertad".

Fuente:https://www.elespectador.com/noticias/el-mundo/teodora-vasquez-la-mujer-que-fue-condenada-por-abortar-habla-de-sus-11-anos-en-prision-articulo-740116

sábado, 24 de febrero de 2018

La obra de arte más antigua la hizo un neandertal

La especie extinguida es la autora de unas enigmáticas pinturas rupestres realizadas en tres cuevas españolas hace 65.000 años

Una pseudoescalera realizada hace 64.800 años en la cueva de La Pasiega (Cantabria).
Si la humanidad encontrara vida inteligente en otro planeta sería la noticia del milenio. Esos nuevos seres astutos obligarían al ser humano a replantearse su propia existencia y sus relatos religiosos de la Creación. No seríamos excepcionales. No estaríamos solos. Por sorpresa, esa noticia del milenio llega hoy, pero en pasado: no estuvimos solos. Una nueva datación de unas enigmáticas pinturas rupestres garabateadas en tres cuevas españolas muestra que se ejecutaron hace unos 65.000 años, más de 20.000 años antes de que los humanos modernos, los Homo sapiens, llegaran a la península ibérica. Los artistas solo pudieron ser neandertales. El hallazgo es la portada de la revista Science.

Las implicaciones del descubrimiento son descomunales. Es la primera prueba irrefutable de que los neandertales, extinguidos hace unos 40.000 años, tuvieron “lenguaje, cognición avanzada y pensamiento simbólico”, según explica el arqueólogo portugués João Zilhão, coautor de la investigación. Los dibujos analizados son una mano en negativo ejecutada hace al menos 66.700 años en la cueva de Maltravieso (Cáceres), un depósito mineral cubierto de pintura en una pared de la cueva de Ardales (Málaga) y un signo lineal, similar a una escalera, realizado hace al menos 64.800 años en la cueva de La Pasiega (Cantabria). Son las obras de arte más antiguas que se conocen en el planeta.
La pseudoescalera neandertal, en un dibujo de las pinturas de La Pasiega realizado por el prehistoriador francés Henri Breuil en 1913 (las siluetas animales son posteriores).
La pseudoescalera neandertal, en un dibujo de las pinturas de La Pasiega realizado por el prehistoriador francés Henri Breuil en 1913 (las siluetas animales son posteriores).
 Para Zilhão, el descubrimiento “acaba con la narrativa del Génesis, la de los humanos modernos saliendo de África como la especie elegida”. El investigador, de la Universidad de Barcelona, va incluso más allá de las conclusiones publicadas hoy en la revista Science. Zilhão cree que los llamados neandertales —con un cráneo con frente huidiza y un cuerpo más bajo y robusto— eran, en realidad, Homo sapiens. Los neandertales seríamos nosotros mismos.

“Los humanos modernos somos anormalmente homogéneos. En el pasado, la especie humana era más diversa que ahora, como ocurre en otras especies actuales. La variabilidad interna que hoy vemos en los chimpancés es mayor que la que veríamos en todos los humanos pasados y presentes si los considerásemos una sola especie”, reflexiona Zilhão. Según las etiquetas actuales, hace 80.000 años coexistían en la Tierra cinco especies humanas: Homo sapiens, neandertales, Homo floresiensis, Homo erectus y denisovanos. Para el arqueólogo, todas eran lo mismo. “En realidad, nunca hubo más de una especie humana”, sostiene.

“La evolución es muy compleja y tiendo a pensar que los humanos modernos actuales somos el resultado de un delta fluvial que se ha ido nutriendo en su camino evolutivo de una red de afluentes, en este caso de otras poblaciones arcaicas, como los neandertales, que han contribuido a nuestra conformación actual, tal como indican la genética y los fósiles”, opina la paleoantropóloga Josefina Zapata, de la Universidad de Murcia.

De izquierda a derecha, los investigadores Daniel Garrido, Marcos Garcia, Alistair Pike, Dirk Hoffmann, Carola Hoffmann y João Zilhão.
De izquierda a derecha, los investigadores Daniel Garrido, Marcos Garcia, Alistair Pike, Dirk Hoffmann, Carola Hoffmann y João Zilhão.
Zapata participa junto a Zilhão en otra investigación que se publica de manera simultánea en la revista Science Advances. Los científicos han vuelto a datar unas conchas marinas perforadas y pigmentadas aparecidas en la cueva de Los Aviones, en Cartagena (Murcia). La nueva datación sugiere una antigüedad de más de 115.000 años, más del doble que los 50.000 años calculados en 2010. Para los autores, el resultado confirma que los neandertales ornamentaban sus cuerpos con collares unos 30.000 años antes de que los llamados humanos modernos comenzaran a hacerlo en África. A juicio del paleoantropólogo Erik Trinkaus, de la Universidad Washington en San Luis (EE UU), estos nuevos estudios certifican que “los neandertales y los humanos modernos eran conductualmente y mentalmente equivalentes”.

Gracias a los últimos avances técnicos, en las nuevas dataciones se ha podido emplear el método del uranio-torio. Los investigadores han analizado muestras de unos pocos miligramos de carbonato de calcio tomado de la superficie de las pinturas rupestres. Cuando se forman estos materiales por precipitación, se acumulan trazas de uranio, que decae a torio a un ritmo conocido. La proporción de estos dos elementos químicos desvela la edad precisa de la muestra.

La directora del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana, María Martinón Torres, no comparte la idea de que neandertales y sapiens fueran la misma especie. “Los neandertales eran marcadamente diferentes en su morfología, en sus adaptaciones biológicas —por ejemplo a climas completamente diferentes—, en su secuencia genética perfectamente distinguible e incluso en su sistema inmune. Y, aunque hubo cruces fértiles [sexo con descendencia entre neandertales y sapiens], también sabemos que hubo problemas de infertilidad, lo que significa que no éramos totalmente compatibles”, afirma la paleoantropóloga.

Conchas perforadas encontradas en la cueva de Los Aviones (Cartagena).
Conchas perforadas encontradas en la cueva de Los Aviones (Cartagena).
 Martinón, que no ha participado en las nuevas investigaciones, cree que hay dos posibilidades: o la capacidad artística surgió de manera independiente en neandertales y sapiens, “ya que ambos tenían grandes cerebros”, o la heredaron de un ancestro común, hace unos 500.000 años. “A ver si se derriba finalmente la teoría de que los neandertales se extinguieron porque eran cultural y simbólicamente inferiores a los humanos modernos”, sentencia.

El prehistoriador Marcos García Diez, de la Universidad Isabel I (Burgos), subraya otro hallazgo importante de su equipo. En la cueva malagueña de Ardales, los neandertales pintaron al menos en dos momentos diferentes, con 20.000 años de diferencia. “Conservaron una tradición simbólica durante miles de años. El espacio, la cueva, también era simbólico. Alguien tenía que decir: Este es nuestro espacio. Esta es nuestra ermita”.

Fuente: https://elpais.com/elpais/2018/02/22/ciencia/1519314761_836333.html

viernes, 23 de febrero de 2018

¿Por qué el terremoto de Lisboa de 1755 derribó las iglesias pero dejó en pie los burdeles?




Antigua ilustración del terremoto
Los grandes desastres naturales, aquellos que traen la destrucción y la muerte, suelen llevar a muchos a preguntarse sobre el sentido de la existencia y a cuestionar la responsibilidad divina en ello, bien culpabilizándola, bien eximiéndola o bien ambas cosas. Algo así es lo que pasó en 1755 después del terrible terremoto de Lisboa y los devastadores efectos que tuvo tanto en la ciudad como en la moral de sus habitantes, cuya confusión teológica quedó materializada en una pregunta: si todo era un castigo del Señor ¿por qué las iglesias quedaron destruidas mientras los burdeles seguían en pie?
Aquel seísmo no era el primero que sufría la capital portuguesa, pues ya en 1531 hubo uno de una magnitud de ocho grados en la escala Richter que arrasó buena parte del casco urbano y se extendió a las regiones del Alentejo y Ribatejo. Apenas se conservan testimonios del fenómeno pero los que hay hablan de desplomes de edificios -que llevaron a la posterior construcción del Barrio Alto-, del maremoto posterior que acabó con los barcos del puerto y, como cabía esperar, de las acusaciones que contra judíos y conversos lanzaron los monjes de Santarém, en el sentido de que habían provocado la ira de Dios.

 Sin embargo, el de 1755 fue aún más grave, alcanzando nueve grados. Tuvo lugar el 1 de noviembre, entre las 9:30 y las 9:40. Era un día soleado del típico otoño lisboeta, en una de las capitales marítimas más importantes de Europa, que entonces era tanto como decir del mundo. Dado el carácter festivo de la jornada, día de Todos los Santos, la gente se preparaba para asistir a misa, la segunda de la mañana.

Plano de la reconstrucción de Lisboa elaborado por el Marqués de Pombal en 1756/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons
 Unos pequeños temblores fueron el anticipo de lo que vendría a continuación, tal como contó en un informe Christian Staqueler, cónsul de Hamburgo: “Primero oímos un estruendo, como el ruido de un carruaje, que se hizo más y más fuerte, hasta que fue tan fuerte como el disparo de un cañón; inmediatamente después de eso sentimos el primer temblor”. En efecto, poco después todas las campanas empezaron a sonar simultánea y desacompasadamente mientras la tierra saltaba y se desmoronaban algunas viviendas.

Los desplomes fueron aumentando porque el terremoto duró entre tres y seis minutos con tres grandes sacudidas. Las iglesias, abarrotadas de fieles, se convirtieron en trampas mortales al caer las bóvedas sobre ellos. Saltando entre las siniestras grietas de cinco metros que se abrían en el suelo, la gente huyó hacia los muelles, donde los espacios eran más abiertos, buscando ponerse a salvo de los mortíferos escombros que se precipitaban desde lo alto. Fue allí donde los asombrados vecinos contemplaron un extraño fenómeno: el mar se retiraba y la desembocadura del Tajo quedaba seca, dejando al descubierto el lecho marino con peces agonizando, húmedas algas e incluso restos de viejos barcos hundidos.

Los derrumbes de iglesias
 Hoy en día sabemos lo que eso significa pero antaño no se tenía conocimiento de cómo era el mecanismo tectónico, así que todos permanecieron allí, creyendo que estaban en el lugar más seguro, hasta que media hora más tarde, a las 10:10, se perfiló en el horizonte una aterradora pared de agua, una ola gigante de doce metros de altura que se acercaba imparable hacia la costa. En realidad, como suele ocurrir, hubo tres tsunamis seguidos que engulleron el puerto y penetraron ciudad adentro barriendo cuanto encontraban a su paso; miles de personas y animales murieron ahogadas.

Pero el horror no había terminado aún. Los temblores habían provocado también que las numerosas velas encendidas en las iglesias en memoria de los difuntos cayeran y provocaran incendios; éstos se propagaron rápidamente y Lisboa estuvo cinco días ardiendo, de manera que lo que no habían destruido el terremoto y las olas acabó consumido por el fuego. Se perdieron dos tercios de la ciudad y la familia real se libró casualmente -su palacio estaba al lado del mar- porque había salido a pasar la jornada en el campo.

Es difícil establecer con seguridad un número de víctimas; la ciudad tenía unos 275.000 habitantes de los que perecieron entre 30.000 y 60.000. Claro que habría que sumar las cifras de otros sitios, pues el seísmo también se cobró un considerable tributo de vidas humanas en la costa argelina y marroquí (donde se cree que fallecieron unas 10.000 personas), España (un millar de muertos en Ayamonte, 400 en Lepe) y otros lugares del litoral español y africano; parece ser que los efectos se sintieron en Groenlandia, Escandinavia y las Islas Británicas, e incluso olas de cuatro metros llegaron gasta el Caribe tras atravesar el Atlántico.


El rey portugués José I encargó a su ministro Sebastião José de Carvalho e Melo organizar el rescate de heridos, la eliminación de los cadáveres y las tareas de reconstrucción. Partiendo de su famosa frase “¿Y ahora? Se entierra a los muertos y se da de comer a los vivos” acometió la misión tan concienzudamente que no se produjeron epidemias y ordenó que las edificaciones siguieran, en lo sucesivo, criterios de seguridad. Asimismo, realizó un estudio por todo el país para prevenir nuevas desgracias, pues se rumoreaba que los animales lo habían presentido huyendo a las alturas.

Epicentro y tiempos de llegada del maremoto/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons
 Esta eficaz labor le supuso ser recompensado con el Marquesado de Pombal y una de las facetas que tenía era el habérsele otorgado plenos poderes para actuar sin cortapisas. Eso le vino muy bien para afrontar un problema extra: el de la lógica desmoralización, que en esos casos extremos busca explicaciones más allá de lo natural y suele volcarse en atribuir culpas a una víctima propiciatoria. En este caso, dadas las dimensiones de la desgracia y el hecho de que resultaron especialmente damnificados los fieles que asistían a los oficios religiosos en los templos, volvieron a oirse voces hablando de cólera divina.

El Marqués de Pombal mostrando la reconstrucción de Lisboa (Louis-Michel van Loo)/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons
 Por supuesto, había explicación racional para ello y no sólo estaba en la fuerza del seísmo sino en que el subsuelo lisboeta, tan próximo al mar, tenía en su composición abundantes sedimentos del Tajo, que son propensos a reblandecerse con los temblores y, consecuentemente, a provocar la inestabilidad de los cimientos. Esto resultaba habitual, sobre todo, en el centro urbano, desarrollado en torno al río, donde se congregaban las iglesias y edificios más importantes; en cambio, en el extrarradio el suelo era más firme y allí se levantaban los burdeles, la mayoría de los cuales resistieron la catástrofe.
Gabriel Malagrida/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Así pues, tras el caos, las casas públicas seguían en pie mientras que las de Dios habían desaparecido. Ello provocó el desconcierto entre los fieles, ya que contradecía las arrebatadas soflamas de algunos exaltados como el jesuita Gabriel Malagrida, ex-misionero lombardo que llevaba un tiempo en la corte predicando contra las políticas gubernamentales y que en 1756 publicó una obra titulada Juízo da verdadeira causa do terramoto. El texto contradecía las causas naturales, explicadas por el ministro en un panfleto distribuido para calmar a la población, atribuyéndoselas a un castigo del Señor.

Malagrida renegaba de las operaciones llevadas a cabo para volver a la normalidad y abogaba por limitarse a rezar, hacer procesiones y, como pedía también la Universidad de Coimbra, celebrar un auto de fe. Haciéndose eco de las burlas con que la Ilustración de toda Europa se tomó esas reacciones, Voltaire recreó una escena ad hoc en su novela Cándido, contando que los reos eran un español (vasco, para más señas) casado con su madrina y dos lusos sospechosos de judaizar por haber rechazado el tocino que les sirvieron en una taberna; todos acabaron en la hoguera y el propio protagonista azotado públicamente.

Con esa imagen exterior cabe imaginar la irritación del marqués, un ilustrado que había proscrito los autos de fe y cuyas medidas modernizadoras habían sido el dardo de las diatribas de Malagrida; harto de él y del efecto anímico que provocaba en el pueblo, ordenó su destierro a Setúbal. El jesuita, junto con el resto de su orden, se vería luego implicado indirectamente en el atentado contra el Rey que dirigieron los Távora, constituyendo así uno de los factores que llevaron a la expulsión de la Compañía de Jesús de cualquier territorio portugués. Paradójicamente, el ministro, que había intentado disolver la Inquisición -sin éxito-, logró que esa institución condenase a Malagrida a la horca en 1760 acusado de falso profeta.

 En cuanto a la pregunta pseudoteológica sobre la supervivencia de los prostíbulos frente a las iglesias, no fue sino un detalle de aquel fatídico acontecimiento que dio lugar a toda una retahila de formulaciones entre los filósofos y naturalistas europeos, unas puramente intelectuales y otras buscando explicación científica con mejor o peor fortuna; eso sí, se considera que el terremoto de Lisboa fue el primero en ser atribuido a fuerzas de la Naturaleza de forma exclusiva, sin intervenciones metafísicas.


Fuente: https://www.labrujulaverde.com/2018/02/por-que-el-terremoto-de-lisboa-de-1755-derribo-las-iglesias-pero-dejo-en-pie-los-burdeles

Estudiantes de todo Estados Unidos hacen paro en protesta por la violencia con armas de fuego

H3 student walkouts

 Mientras tanto, los estudiantes de todo Estados Unidos –desde Minnesota hasta Colorado y Arizona– hicieron paro el miércoles para exigir leyes de control de armas más estrictas. Llevaban pancartas que decían: “Dennos seguridad” y “¡Traigan a los políticos! ¡Nos levantaremos!”. Frente a la Casa Blanca, cientos de estudiantes de las escuelas secundarias del área de Washington DC se congregaron y organizaron una sentada.


Fuente: https://www.democracynow.org/es

jueves, 22 de febrero de 2018

El 'repasito' de 'The New York Times' a España por la falta de libertad de expresión

El diario más prestigioso del mundo nos saca los colores. 

https://www.nytimes.com/2018/02/21/world/europe/spain-art-censorship-catalonia.html EFE

  "Ya sea por ley o intimidación, España se ha convertido en un país donde los riesgos para la libertad de expresión han crecido sigilosamente en los últimos años". Apenas un día antes de que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, haya asegurado que el Gobierno "nada ha tenido que ver" en la medida adoptada por el IFEMA de retirar de la exposición de arte contemporáneo ARCOmadrid la obra "Presos políticos españoles contemporáneos", del artista Santiago Sierra, The New York Times ha dado un repaso a España ante la amenaza que, a juicio del rotativo más prestigioso del mundo, sufre la libertad de expresión en el país.

"Han procesado a titiriteros ​​por incitar al terrorismo. Así están un tuitero de 21 años, un poeta y algunos músicos, incluidos los 12 miembros de una banda (La Insurgencia). Una ley muy criticada que ha convertido en ilegal filmar las caras de agentes de policía en las calles y que restringe drásticamente las reuniones públicas", continúa el diario neoyorquino, antes de hablar del "escalofrío" en el mundo del arte contemporáneo "cuando el principal centro de exposiciones de Madrid ordenó que se retirara una obra que etiquetaba a los líderes separatistas de Cataluña como a presos políticos".

The New York Times recuerda que Ifema está controlado por el Gobierno autonómico y el municipal, si bien habla de la falta de claridad a la hora de saber quién decidió ordenar la eliminación de la obra en cuestión: "El centro de exposiciones argumentó que habían vetado la pieza, una serie de imágenes faciales borrosas, porque socavaría la 'visibilidad' de otras obras en la feria", rememora el diario.
El rotativo enmarca esta polémica en un marco en el que otros artistas han tenido problemas legales por sus obras, como el rapero Valtonyc acusado de insultar a la monarquía e incitar al terrorismo. Así mismo, recuerda que políticos catalanes, como Carles Puigdemont o Anna Gabriel, se ha exiliado fuera de España.
PACTO DE ESTADO
Transparencia Internacional (TI) ha culpado hoy al Gobierno y a los partidos de que España haya marcado su peor resultado en el ránking de corrupción y les ha urgido a firmar un pacto de Estado y a aprobar ya el proyecto de ley de lucha contra los corruptos que se tramita actualmente en el Congreso.
El presidente de esta organización no gubernamental, Jesús Lizcano, que ha presentado los datos del último informe mundial de transparencia, ha acusado al Ejecutivo, a los partidos y los grupos parlamentarios de "ningunear" a los ciudadanos.
"Es muy importante que consideren de una vez que la corrupción es un tema de Estado, general y transversal", ha recalcado Lizcano, quien ha lamentado la "desfavorable" situación en la que queda España en el Índice de Percepción de la Corrupción (CPI) de 2017.
España ha obtenido 57 puntos en el ránking global de la ong, con lo que, pese a aprobar, acumula una pérdida de ocho enteros en los seis últimos años y marca un nuevo mínimo histórico.
El último índice sitúa a España en el puesto 42 de un total de 180 países, tras ceder un punto y un puesto con respecto a la edición previa de este estudio, lo que le sitúa en el vagón de cola de la UE, a la altura de Chipre y la República Checa.

Fuente: http://www.huffingtonpost.es/2018/02/22/el-duro-repaso-de-the-new-york-times-a-espana-ante-la-amenaza-que-sufre-la-libertad-de-expresion_a_23368290/

miércoles, 21 de febrero de 2018

Valtonyc, 'Fariña' y ARCO: 24 horas negras para la libertad de expresión en España

Dos sentencias judiciales y una autocensura ponen de relieve las horas bajas que vive la libertad de expresión y de creación. Un rapero, un libro y una obra de arte son las últimas víctimas de una persecución de este derecho fundamental.

Malos tiempos para la libertad de expresión en nuestro país. Este derecho expresamente recogido en el artículo 20 de la Constitución ha quedado cercenado a través de tres casos que se han sucedido en apenas 24 horas. En dos de ellos ha sido la Justicia la que ha dictado sentencia y en el otro ha sido la propia autocensura la que ha hecho el trabajo previo, como tantas veces sucedía en la dictadura franquista.

Ayer, el Tribunal Supremo ratificaba la sentencia a tres años y medio de cárcel que había impuesto la Audiencia Nacional al rapero Valtonyc. Sus delitos:  enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias graves a la Corona. Por la noche se conocía la decisión de una juez de Collado Villalba de secuestrar el libro Fariña, obra en la que el periodista Nacho Carretero profundiza en la historia del narcotráfico gallego. La razón: una demanda del exalcalde de O Grove por supuesta vulneración de su derecho al autor. Y hoy, ARCO ha instado a una galerista a retirar una serie de 24 fotografías de Santiago Sierra titulada Presos Políticos en la España Contemporánea, en la que aparecen, pixeladas, imágenes de Oriol Junqueras o los jóvenes detenidos por agresión a dos guardias civiles en Altsasu (Navarra).
Resultado de imagen de El rapero Valtonyc, a prisión
20 Minutos
El cantante de rap Valtonyc.
 El rapero Valtonyc, a prisión
En el caso de Josep Miquel Arenas Beltrán, conocido como Valtonyc, el Supremo desestimó sus argumentos y confirmó la sentencia de la Audiencia. Así, el rapero tendrá que ir a la cárcel para cumplir una condena de tres años y medio. Y es que para el Alto Tribunal los contenidos de sus canciones "no quedan amparados por la libertad de expresión o difusión de opiniones" y sí suponen un enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias a la Corona y amenazas a Jorge Campos, presidente de la asociación Círculo Balear.. 

En concreto, se trata de diez canciones del álbum Residus de un poeta , otros diez temas bajo el título Mallorca es Ca nostra; y, por último, otras dos canciones que fueron subidas por el rapero a Youtube con el título de Marca España y El fascismo se cura muriendo. Aquí se pueden leer las frases exactas por las que se le condena.

Las reacciones políticas y del mundo de la música no se hicieron esperan alzando la voz en contra de una sentencia en la que se condenaba la libertad de expresión y de creación. Por la noche, el hashtag #RapearNoEsDelito se convirtió en Trending Topic. Y las redes se llenaron de muestras de solidaridad y apoyo al rapero. Joaquín Urias, exletrado del Tribunal Constitucional, asegura en una entrevista a Público que "los delitos de enaltecimiento del terrorismo y de injurias a la Corona no deberían existir" porque "dejan demasiado espacio para la persecución ideológica del disidente".
Precisamente por enaltecer el terrorismo se sienten hoy en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional dos tuiteros. Mari Flor M.G. y Luis S.S. son juzgados por publicar mensajes en los que ensalzaban la actividad terrorista de ETA, degradaban a sus víctimas y arremetían contra la Policía y conocidos periodistas y políticos, unos hechos por los que la Fiscalía pide para cada uno dos años de prisión.

Secuestro del libro 'Fariña'

Pero cuando todavía el fragor del debate en torno a la sentencia a Valtonyc seguía candente, la opinión pública conocía otra decisión judicial cuanto menos polémica. La juez de Collado Villalba (Madrid) Alejandra Fontana acordaba el secuestro cautelar del libro Fariña, en el que el periodista Nacho Carretero profundiza en la historia del narcotráfico gallego, a petición del exalcalde de O Grove (Pontevedra) José Alfredo Bea Gondar, quien demandó en enero a Carretero y a la editorial Libros del KO por supuesta vulneración de su derecho al honor. Bea Gondar les reclama 500.000 euros de indemnización.

Imagen: Libros del KO.

http://www.jotdown.es/2015/11/farina-un-retrato-minucioso-y-desapasionado-de-la-galicia-connection/

Fariña, un retrato minucioso y desapasionado de la «Galicia Connection»

El exalcalde de O Grove aparece citado en "dos líneas" del libro, de 400 páginas, por supuestos vínculos con el narcotráfico gallego. Por ejemplo, su nombre aparece en este extracto: "Aquel junio de 1991 Orbaiz Picos se ofreció al cartel de Cali para traer 2.000 kilos de cocaína. Lo hizo a través de Alfredo Bea Gondar, alcalde de O Grove por AP en 1983 y 1991 (este último año ganó con mayoría absoluta, después de haber sido acusado de narcotráfico, aunque duró dos días en el cargo), quien aceptó la propuesta y se puso en contacto con Manuel González Crujeira 'o Carallán', al que ya conocemos de su época como colaborador de 'Sito Miñanco'".

Sin embargo, el efecto que ha provocado la noticia del secuestro es que el libro se haya convertido en número uno en ventas en Amazon. Un 'efecto Streisand' en toda regla. Un secuestro que llega, además, dos años después de que el libro se estrenara y tras nueve ediciones del mismo.
Lo que no ha logrado el exalcalde de la localidad gallega es frenar la emisión de la serie de televisión producida sobre esta obra y que será emitida en los próximos meses. En este caso, la juez argumentó que la fecha de emisión de la serie es incierta, así como el guión de la misma, por lo que sería desproporcionado paralizarla.


 A la izquierda, una obra de arte expuesta en ARCO el año pasado. A la derecha, una obra de arte que, "para no provocar polémica", no se va a exponer este año. Para más inri, es del mismo autor.@jofrellombart El artista de la obra sobre presos políticos pudo exponer 'esvásticas' en ARCO 2017


ARCO retira una obra sobre 'presos políticos'
Y esta mañana, una obra que se iba a exponer en ARCOMadrid ha sido retirada. A instancias de IFEMA, la galerista Helga de Alvear ha decidido quitar de su estand la serie de 24 fotografías de Santiago Sierra titulada Presos Políticos en la España Contemporánea, en la que aparecen, pixeladas, imágenes de Oriol Junqueras, Jordi Sànchez, Jordi Cuixart o los jóvenes de Altsasu. La obra, valorada en 80.000 euros, fue vendida antes de su retirada. 

IFEMA justifica que "desde el máximo respeto a la libertad de expresión, entiende que la polémica que ha provocado en los medios de comunicación la exhibición de estas piezas, está perjudicando la visibilidad del conjunto de los contenidos que reúne ARCOmadrid 2018. Por tanto, es su responsabilidad, como organizadora, tratar de alejar de su desarrollo los discursos que desvíen la atención del conjunto de la feria".

Unas explicaciones que no han convencido a Santiago Sierra. El artista madrileño ha mostrado su "relativa sorpresa y decepción" y considera que la decisión "daña la imagen" del evento y "del propio estado español". En su perfil oficial de Facebook, Sierra ha afirmado que la decisión también "constituye una falta de respeto hacia una galerista como Helga de Alvear, que participó en la puesta en marcha de la Feria, así como hacia la madurez e inteligencia del público".
"Finalmente --añade-- creemos que actos de este tipo dan sentido y razón a una pieza como ésta, que precisamente denunciaba el clima de persecución que estamos sufriendo los trabajadores culturales en los últimos tiempos". 

El sur de Damasco vive desde el domingo uno de los peores bombardeos en siete años de guerra

Los ataques en Guta Oriental se han intensificado y han matado a decenas de personas, donde residen unos 400.000 civiles
El Observatorio Sirio de Derechos Humanos calcula que han muerto 250 personas en las últimas 48 horas
“Si la masacre de los 90 fue Srebrenica, Guta Oriental es la masacre de este siglo”, denuncia un doctor de la ciudad

Al menos 22 muertos y 62 heridos por caída de proyectiles en Latakia en Siria
Varias personas reciben atención médica en un hospital tras un ataque áereo de las fuerzas leales al gobierno sirio en la localidad de Douma, a las afueras de Damasco, en noviembre de 2015. EFE
Los misiles y las bombas de barril del régimen siguen cayendo en el encave sirio insurgente de Guta Oriental, que sufre desde el domingo uno de los peores bombardeos en siete años de guerra.

Este miércoles por la mañana han muerto cinco personas y otras 20 han resultado heridas en una zona a las afueras de Damasco, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Mohammed Badra para EPA

La frecuencia de los bombardeos parecía haber disminuido durante la noche, pero volvieron con intensidad el miércoles por la mañana, según ha informado el grupo, que calcula que en las últimas 48 horas han muerto unas 250 personas.

El aumento de las muertes llegó entre informaciones de una inminente incursión del régimen en la zona, donde residen 400.000 civiles. Más de 700 personas han muerto en tres meses, según cálculos locales que no incluyen las muertes de la semana pasada.

Mohammed Badra para EPA

Amnistía Internacional ha denunciado que se están cometiendo crímenes de guerra a una “escala épica” en Guta Oriental. Diana Semaan, investigadora de la organización para Siria, explica: “La gente no solo ha sufrido un asedio cruel en los últimos seis años, sino que ahora también están atrapados por una lluvia de ataques que les están matando y mutilando a propósito, y eso constituye un crimen de guerra flagrante”.

Siete hospitales han sido bombardeados desde el lunes por la mañana en Guta Oriental, que lleva años asediada por el gobierno de Asad y sometida a ataques químicos devastadores. Dos hospitales han suspendido sus operaciones y uno ha quedado fuera de servicio.

“Estamos ante la masacre del siglo XXI”, afirma un doctor en Guta Oriental. “Si la masacre de los 90 fue Srebrenica, y las masacres de los 80 fueron Halabja y Sabra y Chatila, entonces ahora mismo Ghouta Oriental es la masacre de este siglo”.

Mohammed Badra para EPA3

Tras siete años e intervenciones de potencias regionales y globales, la crisis humanitaria de Siria se ha intensificado dado que las fuerzas leales al régimen de Asad y sus defensores rusos e iraníes buscan una victoria absoluta en lugar de un acuerdo político negociado.

Es difícil obtener la cifra de muertos exacta a medida que continúan las operaciones de rescate y algunas familias entierran a sus muertos sin llevarlos al hospital.

Medios estatales han informado de que el miércoles dos personas resultaron heridas por el lanzamiento de morteros de los insurgentes a distritos de Damasco cercanos a Guta Oriental. El martes, los morteros insurgentes mataron al menos a seis personas.


Mohammed Badra para EPA
Guta Oriental es una de las “zonas de desescalada” acordadas por Rusia, Irán y Turquía como parte de sus esfuerzos diplomáticos. Pero una antigua rama de Al Qaeda que no estaba incluida en el armisticio tiene una pequeña presencia en la zona.

El martes por la noche Turquía bombardeó la provincia de Afrin, al norte de Siria, sin mostrar ningún indicio de reducción en su asalto a la región kurda a pesar de la llegada de milicias progubernamentales.

Esto aumenta las posibilidades de una mayor escalada de los combates en el caótico frente septentrional, donde Turquía, rebeldes sirios, el Ejército, milicias iraníes que apoyan al gobierno de Damasco, combatientes kurdos, Rusia y Estados Unidos están presentes.

My Baby Just Cares For Me


Yayo Herrero: "Las clases trabajadoras son las que más sufren los efectos del cambio climático"

La activista y excoordinadora de Ecologistas en Acción habla sobre la actual crisis climática que azota el planeta y sobre como las estructuras capitalistas aumentan las consecuencias de un cambio climático que ya es irreversible.
Resultado de imagen de Yayo Herrero:
Yayo Herrero.
 Hace tiempo que su nombre suena con fuerza en los espacios de debate social y político sobre la actual crisis climática. Yayo Herrero, una de las principales activistas del ecologismo español y europeo, recibe a Público en su despacho de la sede de Fuhem en Madrid, una fundación independiente dedicada, entre otras cosas, al fomento de la educación ecosocial. “Se ha estropeado la calefacción, espero que no pasemos frío”, advierte mientras toma asiento junto a una mesa redonda de madera. Después de un preámbulo breve, la grabadora se enciende y su voz deja de ser una anécdota.

Tras un verano donde los incendios y los huracanes han sido noticia, estamos viviendo uno de los inviernos más secos de los últimos años ¿Que lectura hace de ello, tanto desde un punto de vista ambiental como político?

Los eventos climáticos extremos son evidencias de que se está haciendo cada vez más patente la dinámica del cambio climático. La comunidad científica llevaba advirtiendo desde hacía décadas que, de no revertir la situación y frenar la quema acelerada de combustibles fósiles, estos sucesos iban a ser cada vez más frecuentes. La lectura ecológica es que la humanidad se encuentra en una situación de tremenda incertidumbre y peligrosa para su propia supervivencia. La lectura política es que quienes gobiernan están anteponiendo el mantenimiento del orden de cosas tal cual estaba, por encima de la protección a las mayorías sociales. Quiero decir, que este cambio climático tiene un sesgo de clase brutal. Son, precisamente, las clases trabajadoras, las más vulnerables ante los efectos de todo el proceso del cambio climático.

Hace tiempo que su nombre suena con fuerza en los espacios de debate social y político sobre la actual crisis climática. Yayo Herrero, una de las principales activistas del ecologismo español y europeo, recibe a Público en su despacho de la sede de Fuhem en Madrid, una fundación independiente dedicada, entre otras cosas, al fomento de la educación ecosocial. “Se ha estropeado la calefacción, espero que no pasemos frío”, advierte mientras toma asiento junto a una mesa redonda de madera. Después de un preámbulo breve, la grabadora se enciende y su voz deja de ser una anécdota.

Tras un verano donde los incendios y los huracanes han sido noticia, estamos viviendo uno de los inviernos más secos de los últimos años ¿Que lectura hace de ello, tanto desde un punto de vista ambiental como político?

 Los eventos climáticos extremos son evidencias de que se está haciendo cada vez más patente la dinámica del cambio climático. La comunidad científica llevaba advirtiendo desde hacía décadas que, de no revertir la situación y frenar la quema acelerada de combustibles fósiles, estos sucesos iban a ser cada vez más frecuentes. La lectura ecológica es que la humanidad se encuentra en una situación de tremenda incertidumbre y peligrosa para su propia supervivencia. La lectura política es que quienes gobiernan están anteponiendo el mantenimiento del orden de cosas tal cual estaba, por encima de la protección a las mayorías sociales. Quiero decir, que este cambio climático tiene un sesgo de clase brutal. Son, precisamente, las clases trabajadoras, las más vulnerables ante los efectos de todo el proceso del cambio climático.

Desde mi punto de vista ambas están completamente relacionadas. No es posible hacer una buena lectura de lo que está pasando en el mundo si no nos damos cuenta de que la crisis económica está en el corazón de la crisis ecológica. No es que una sea más importante que la otra, sino que una tiene muchos elementos que son consecuencia de la otra. Dentro de la crisis ecológica, a parte de la dinámica del calentamiento global, encontramos el agotamiento de recursos naturales básicos. Ese agotamiento se explica por un modelo económico depredador que pretende crecer de forma expansiva, sobre un planeta con limites físicos. A su vez la crisis ecológica termina condicionando el hecho de que ese sistema no pueda seguir creciendo. Nos encontramos ante una economía que es tan disparatada y tan loca que genera en la sociedad una sensación de progreso, cuando en realidad se está destruyendo a sí misma. Una economía que cuando crece devora y destruye las condiciones que le van a poder permitir crecer en el futuro. Es una especie de espiral viciosa.

Sin embargo, la destrucción que genera el cambio climático y el agotamiento de recursos, puede ser un buen objeto de negocio ¿No cree?

Ahora mismo está sucediendo. El modelo capitalista ha fracasado estrepitosamente en casi todas sus promesas. En un principio este modelo prometía generar bienes y servicios y prosperidad para las mayorías sociales. Al topar con los límites del planeta, el capitalismo busca otros espacios donde crecer y algunos de esos espacios los encuentra en la monetización del propio desastre climático. Se crean nuevos negocios ambientales como por ejemplo el comercio de emisiones o las investigaciones y proyectos tecnológicos centrados en reparar los desastres que el propio capitalismo crea. De alguna manera estos terminan generando un crecimiento económico. Es lo que Naomi Klein denomina como “capitalismo del desastre”, que busca el crecimiento de la economía convirtiendo en un negocio la escasez, la destrucción y el deterioro. No es otra cosa que terminar convirtiendo la propia destrucción en una forma de riqueza.

Se habla mucho de la cerrazón de la derecha a la hora de reconocer la crisis climática, pero ¿Cree que la izquierda está siendo capaz de ofrecer alternativas capaces de revertir esta situación?

Creo que la izquierda no está a la altura política de la crisis ecológica que estamos viviendo. Es obvio que la derecha ha sido negacionista y ha seguido apostando por el crecimiento económico, aunque este alcance cada vez a menos personas. Sin embargo, el problema es que la izquierda, a pesar de que puede tener unos discursos radicalmente distintos en cuanto a la justicia o a la privatización de los recursos, no ha interiorizado aquello de que la economía sólo se puede sostener en un planeta que proporciona recursos naturales capaces de regenerarse. Esto hace que a veces aparezcan propuestas, dentro de la izquierda, que, salvo que postulan una mejor redistribución de los recursos, se basan en los mismos planteamientos económicos que tiene la derecha. En general, casi todas las propuestas políticas de izquierdas hablan de un modelo neokeynesiano o de un capitalismo que corrija las desviaciones del sistema. El problema es que eso ya no es viable. A la izquierda, desde mi punto de vista, le falta hacer una análisis material más completo y pisar tierra, mirando la realidad material para poder establecer propuestas y desarrollar políticas que realmente solucionen los problemas que tenemos.

En su discurso, suele hablar de clasismo ambiental ¿Considera que las clases populares son más vulnerables a los efectos del cambio climático?

En primer lugar, cuando hablamos de eventos climáticos extremos y vemos como se producen en países de corte capitalista, quienes pierden las casas, quienes se quedan fuera del sistema y quienes pierden la vida, son las personas que tienen peores condiciones de vida. Es curioso el contraste con otros países que se encuentran fuera de los marcos del capitalismo. Podemos señalar el caso de Cuba, pobre en un montón de cosas, y como suelen pasar por allí los huracanes sin apenas dejar víctimas mortales gracias a mecanismos de solidaridad y a la autoorganización de la gente. Si comparamos con lo que ocurre, por ejemplo en EEUU, las diferencias son abismales.

Además, en aquellos lugares donde se está viviendo la sequía o donde se alteran los ritmos de la fotosíntesis y la capacidad de la tierra para producir alimentos, son las clases populares las que sufren en mayor medida los efectos del cambio climático. Porque son personas que dependen de la tierra y de lo que ellos mismos cultivan. Obviamente, el cambio climático no tiene perspectiva de clase, pero las políticas que afrontan el cambio climático si. Es decir, lo que tiene un sesgo de clase es como los poderes económicos y los gobiernos afrontan los problemas que derivan del agotamiento de los recursos naturales y del cambio climático.

Sin embargo, estas clases populares que sufren en mayor medida los efectos de la crisis climática suelen tener otras preocupaciones cotidianas... ¿Cómo se puede crear una conciencia ecológica en ellas?

Las clases obreras y trabajadoras que vivimos en las sociedades occidentales estamos inmersos en una especie de ficción que nos hace creer que podemos vivir al margen de la naturaleza. Se ha alimentado la idea de que la posibilidad de desarrollar vidas decentes pasa por el sacrificio de la naturaleza. El tema a trabajar es que es bastante absurdo pelearte contra lo que te sostiene, es decir, el enemigo no es la naturaleza, el enemigo es el modelo capitalista, que solamente considera que tienes derecho a vivir una vida decente en la medida en que quién te emplea haya ganado lo que considera que tiene que ganar. Se tendría que articular una alianza entre miradas ecologistas y miradas sindicalistas para ver como hacer las transiciones energéticas justas y necesarias que garanticen el bienestar de las mayorías sociales.

Habla de transición energética ¿No cree que para que esta se produzca de manera eficaz es necesario un cambio previo en los modelos sociales y económicos que rigen el planeta?
Estoy de acuerdo. De hecho ya se está produciendo una transición energética. Pero se está produciendo por la peor vía... Mediante monopolios empresariales que acumulan el poder sobre la energía y deciden como se usa y quién la usa. Esa transición se va a producir si o si. La clave es cómo se va a producir: por una vía absolutamente fascista, liderada por los sectores que tienen el poder político, económico y militar, que busquen mantener su estatus y sus formas de vida a costa de que cada vez más gente muera. O por una segunda vía en la que se revierta todo el modelo productivo. Es decir, la transición energética de la que hablo debe cubrir las necesidades de la mayoría social y debe repensar el modelo productivo y cuales son los trabajos realmente necesarios, porque no todos los trabajos son socialmente necesarios. La transición adecuada tendrá que evolucionar desde el modelo despilfarrador que tenemos ahora a un modelo mucho más sencillo en lo material, pero justo socialmente y que se ajuste a los limites naturales de la tierra.

Además de aplicar la perspectiva de clase a sus planteamientos, también defiende que la revolución ecológica debe ser, ante todo, feminista ¿Por qué?

Para sostener la vida no solo nos hacen falta recursos naturales. Necesitamos que otras personas cuiden de nosotros. Ese trabajo, históricamente ha sido realizado por mujeres en espacios invisibles a la política y la economía como son los hogares. Ese trabajo de cuidados ahora mismo, también está en crisis. Vivimos en sociedades que puede que, en no mucho tiempo, dejen de ser capaces de cuidar de aquellas personas que se encuentran en un estado de vulnerabilidad. Esto se explica por los cambios en las pirámides demográficas, por los nuevos modelos laborales y urbanísticos y por la propia política económica heteropatriarcal que convierte los recortes sociales en su eje recuperador.

Por otro lado, el calentamiento global está repercutiendo de forma más negativa en las mujeres que en los hombres. Los datos nos muestran que cuando se producen desastres naturales, mueren más mujeres que hombres. Además, en muchos lugares del mundo, las mujeres son responsables del cuidado del huerto doméstico o de ir a buscar el agua. Es decir, son responsables del abastecimiento familiar y les está tocando hacer mayores esfuerzos debido a la falta de recursos para el trabajo de la tierra. Desde el punto de vista de la resistencia, es importante señalar que los movimientos contra proyectos extractivistas o la construcción de presas, suelen estar liderados por mujeres.

El otro día estuvo presentando un libro sobre Murray Bookchin, padre del municipalismo ¿Cree que el camino para impulsar medidas alternativas por la sostenibilidad del planeta pasan por crear estructuras de democracia directa?

Si. El movimiento municipalista es un eje central para poder dar la vuelta a muchos de los desastres que estamos viviendo. En buena medida el progreso en las sociedades occidentales ha ido pasando porque cada vez estén más lejos los puntos donde se toman las decisiones de los lugares donde se afrontan dichas decisiones. Por ejemplo, la política agraria común se decide en Bruselas y son los campesinos rurales quienes tienen que acatarlas. Acercar los lugares de decisión al territorio concreto y a las personas que deben afrontar esas decisiones me parece algo realmente importante.

Pese a la crisis climática y económica, pese los desastres naturales que azotan el planeta, pese a que los científicos aseguran que el cambio climático es irreversible, usted siempre se muestra optimista ¿Por qué?

Cuando hablamos del calentamiento global y los problemas que genera, no se me olvida que todo ello se viven en la cotidianidad de la gente. Se vive en cada territorio, en cada ciudad, en cada barrio... y ahí creo que las personas podemos hacer muchas cosas. No es lo mismo afrontar el proceso del declive de la energía por la vía del “todos contra todos”, que afrontarlo con una dinámica de apoyo mutuo y colaboración. A lo largo de la historia ha habido pueblos que han tenido que enfrentarse a crisis muy complejas y las personas han sabido organizarse y vivir de forma más colectiva. La gente, al final, se seguía enamorando, seguía escribiendo poesía y seguía cuidando de la vida... Donde se viven los malestares y los bienestares es en la vida cotidiana y creo que esta crisis, a nivel cotidiano, puede sorprendernos más por la aparición de valores que nos lleven al apoyo mutuo que por la aparición de otros valores que nos lleven a matar a nuestros propios vecinos. No sé si es optimismo o no, pero la tarea de crear esos valores y nuevas conciencias es tan hermosa que a mí, realmente, me pone mucho.

Galicia posee la mayor concentración de grandes utensilios achelenses de Europa

En Porto Maior en As Neves (Pontevedra), se descubrieron numerosas piezas de gran tamaño de utensilios del Pleistoceno Medio muy bien conservadas. Un equipo de investigación, liderado por el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, ha datado dicho yacimiento por resonancia paramagnética electrónica y luminiscencia, y lo sitúa como el más antiguo con actividad humana de Galicia.

<p>Vista parcial de la acumulación de grandes configurados achelenses del yacimiento de Porto Maior / Eduardo Méndez et al</p>
Vista parcial de la acumulación de grandes configurados achelenses del yacimiento de Porto Maior / Eduardo Méndez et al
 La revista Scientific Reports acaba de publicar un artículo, liderado por el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), sobre los principales aspectos geológicos, geocronológicos y arqueológicas del yacimiento de Porto Maior (Pontevedra), que contiene la mayor concentración de grandes utensilios característicos del Achelense reconocida en todo el continente europeo.

Las dataciones obtenidas por Resonancia Paramagnética Electrónica (ESR) sobre granos de cuarzo ópticamente blanqueados y por Luminiscencia (pIR-IR) en granos de feldespato sedimentario sitúan el yacimiento entre los 300.000 y los 200.000 años de antigüedad, y lo convierten en el yacimiento con restos de actividad humana más antiguo de Galicia.

Este rango cronológico confirma la coexistencia de dos tradiciones tecnológicas diferenciadas, el achelense de tipo africano, del que Porto Maior sería uno de sus mayores exponentes, y las industrias de tipo Paleolítico medio antiguo en Europa, al final del Pleistoceno Medio.

Este tipo de yacimiento solamente se conocía en África y en el Próximo Oriente, por lo que su presencia en Europa es una auténtica novedad, y como explican los autores, los complejos patrones tecnológicos podrían ser consistentes con la posible coexistencia de diferentes especies humanas en el suroeste de Europa durante el Pleistoceno Medio.

Fuente: http://www.agenciasinc.es/Noticias/Galicia-posee-la-mayor-concentracion-de-grandes-utensilios-achelenses-de-Europa