viernes, 31 de mayo de 2019

Disney también advierte de que dejará de rodar en el estado de Georgia si aprueba la ley contra el aborto

Esta ley, que entrará en vigor el 1 de enero de 2020, propone hacer ilegal el aborto una vez que se escuchen los latidos del corazón del feto. Disney ha rodado en este estado taquillazos como 'Black Panther' y 'Vengadores: Endgame'.

Chadwick Boseman (centro) en el rodaje de 'Black Panther', uno de los taquillazos que se han grabado en Georgia.
Chadwick Boseman (centro) en el rodaje de 'Black Panther', uno de los taquillazos que se han grabado en Georgia.
El consejero delegado de Walt Disney Co, Bob Iger, ha asegurado a Reuters el miércoles que sería "muy difícil" que la empresa continuara rodando en el estado de Georgia (EEUU) si entra en vigor la nueva ley del aborto porque muchas personas no querrían trabajar en dicho estado.
Disney ha firmado grandes éxitos de taquilla en Georgia como Black Panther y Vengadores: Endgame, y sería un gran revés para los esfuerzos del estado por crear puestos de producción si el gigante del entretenimiento dejara de rodar allí.

El gobernador republicano de Georgia rubricó una ley el 7 de mayo que prohíbe abortar a partir de que se escuche latir al feto —hacia la sexta semana de embarazo, antes de que muchas mujeres se den cuenta de que están embarazadas—. La ley debe entrar en vigor el 1 de enero, si no es tumbada en los tribunales.

Cuando se le preguntó si Disney continuaría filmando en Georgia, Iger dijo que sería "muy difícil hacerlo" si la ley del aborto entra en vigor.

"Dudo que lo hagamos", dijo Iger en una entrevista antes de dedicar una nueva sección a Star Wars en Disneyland. "Creo que muchas personas que trabajan para nosotros no querrán trabajar allí, y tendremos que prestar atención a sus deseos en ese sentido. En este momento lo estamos observando con mucha atención". Si la ley se aplica: "No veo que sea práctico para nosotros continuar rodando allí", agregó.

Netflix ha sido otra gran compañía que ha anunciado que podría dejar de rodar en Georgia. Ted Sarandos, el director de contenidos, anunció en un comunicado que trabajará junto con la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) para luchar contra la regulación de esta ley. Sarandos asegura que continuará rodando en Georgia mientras no entre en vigor. Sin embargo, aseguró que la empresa reflexionaría su inversión en el estado si se aprueba.  La plataforma filma en este estado series como Stranger Things y Ozark.

Georgia ofrece créditos fiscales que han atraído muchas producciones de cine y televisión. La industria es responsable de más de 92.000 puestos en Georgia, según la Asociación de Películas de America (MPAA), y unas 455 producciones se rodaron en Georgia en 2018, según el estado. 

El partido ultra belga sustituye por hombres a diputadas electas que incluyó en sus listas para cumplir la paridad

Una eurodiputada electa y una diputada elegida para el Parlamento Flamenco del partido de extrema derecha Vlaams Belang han presentado su renuncia antes de ocupar sus escaños
Se trata de una estrategia del partido para sortear el requisito de las listas cremallera. Las mujeres ocupaban la segunda posición en sus listas
"Un tercer escaño no estaba asegurado y una mujer tenía que ir en segundo lugar, así que me eligieron a mí y a él le hicieron primer sustituto", cuenta una de las mujeres que ha presentado su renuncia antes de ocupar el cargo


La extrema derecha belga respalda a los partidos independentistas el 21D
El líder del partido Vlaams Belang de Bélgica, Tom van Grieken (i), camina junto a Geert Wilders, líder ultraderechista holandés. EFE
 El partido de extrema derecha belga Vlaams Belang (interés flamenco) ha sustituido por hombres a dos mujeres que ocupaban el segundo puesto en las listas a Europa y al Parlamento flamenco en las elecciones del pasado domingo. Se trata de una estrategia para esquivar los requisitos legales de paridad, tal y como ha reconocido el partido y según ha publicado la agencia Belga.

Pasty Vatlet, número dos de la formación ultra para el Parlamento Europeo, y Lut Defroche-Degroote, que iba a representar a la provincia de Flandes Occidental en el Parlamento flamenco, han presentado su dimisión antes incluso de ocupar sus escaños. 

Un portavoz de la formación ha explicado a la agencia que Vatlet es la tesorera del partido y no puede perder esa posición, lo que significa que su candidatura nunca fue real y que su lugar en la lista era una pretensión para cumplir el principio de paridad. Los partidos en Bélgica están obligados a formar listas cremallera: si el cabeza de lista es un hombre, la segunda posición debe estar ocupada por una mujer. 

La otra candidata, Deforche-Degroote, dueña de una cafetería en Roeselare, acordó desde un principio que su candidatura era una farsa diseñada únicamente para garantizar el escaño a otro hombre. Los hombres que ocuparán sus puestos son Tom Vandendriessche para el Parlamento Europeo e Immanuel De Reuse para el flamenco.

"Esto estaba acordado de antemano. A Roeselare (municipio belga) le ha ido bien en las elecciones locales y a nivel nacional tenía derecho a un escaño. Yo soy el líder del partido en Roeselare y son quien manda aquí", ha afirmado De Reuse.

El político explica que tanto él como Deforche-Degroote, la mujer a la que va a sustituir, están concentrados en políticas sociales, pero que el partido había sido obligado a buscar una mujer para el segundo puesto en la lista. "Lut quería hacer esto por mí", ha afirmado. 

Entrevistada por De Morgen, Deforche-Degroote, la mujer que ha presentado su renuncia, afirma: "Tengo sentimientos encontrados, pero vale, lo superaremos". "Soy una mujer de palabra. Todo el mundo sabe que Immanuel es muy ambicioso. Pero un tercer escaño no estaba asegurado y una mujer tenía que ir en segundo lugar, así que me eligieron a mí y a él le hicieron primer sustituto", añade.
"Por supuesto que no me esperaba salir elegida, pero mantendré mi promesa por el bien del partido", explica la candidata reemplazada. Vlaams Belang ha obtenido tres escaños en el Parlamento flamenco en Flandes Occidental y otros tres en la Eurocámara.

jueves, 30 de mayo de 2019

China contraataca a EEUU con las tierras raras: "No digáis que no os lo advertimos"

Son elementos imprescindibles para la fabricación de productos tecnológicos
Es un grupo de 17 químicos -escandio, itrio y 15 elementos más-
Se trata de la última baza de Pekín para hacer frente a EEUU tras el veto a Huawei
 
https://s03.s3c.es/imag/_v0/770x420/7/9/c/700x420_tierras-raras-reuters.jpg
 Imagen: Reuters.
El periódico del Partido Comunista de China ha advertido este miércoles a EEUU de que su país está listo para devolverle el último golpe en esta guerra comercial en la que están inmersas ambas potencias. China amenaza de nuevo con las tierras raras y su última expresión es así de contundente: "No digáis que no os lo advertimos", recoge Reuters.

¿Qué son las tierras raras y por qué son tan importantes para EEUU? Se trata de un grupo de 17 elementos químicos con numerosas aplicaciones, desde la electrónica de consumo hasta los equipos militares. Por eso, la perspectiva de que su valor pudiera dispararse como resultado de la guerra comercial provocó fuertes subidas en los precios de las acciones de los productores, incluida la empresa visitada por el presidente Xi Jinping la semana pasada.

Aunque China no ha dicho hasta ahora oficialmente que vaya a restringir las ventas de tierras raras a Estados Unidos, los medios de comunicación del país asiático han dado a entender que esto sucederá, incluyendo los comentarios del editor del influyente periódico Global Times en Twitter a última hora de este martes. "Según me consta, China está considerando seriamente restringir las exportaciones de tierras raras a EEUU. China también puede tomar otras contramedidas en el futuro", escribió.

Por su parte, un alto cargo de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, dijo que China dará prioridad a la demanda interna, pero que también está dispuesta a satisfacer en una medida razonable la demanda de tierras raras de otros países.

China: "No digáis que no os lo advertimos"
En un comentario titulado 'Estados Unidos, no subestimes la capacidad de China para contraatacar', el periódico oficial del Partido Comunista chino señalaba la "incómoda" dependencia de Estados Unidos de las tierras raras de China.

"¿Se convertirán las tierras raras en un arma de contraataque para que China devuelva el golpe a Estados Unidos por la presión ejercida sin razón alguna? La respuesta no es ningún misterio", dijo. "Sin duda, EEUU quiere utilizar los productos fabricados con las tierras raras exportadas por China para contrarrestar y suprimir el desarrollo de China. El pueblo chino nunca aceptará esto", agregó.

La cadena industrial entre China y Estados Unidos está altamente integrada y es sumamente complementaria, no puede haber ganadores en una guerra comercial, señaló el periódico. "Aconsejamos a Estados Unidos que no subestime la capacidad de China para salvaguardar su derechos a desarrollarse y sus intereses. No digáis que no os lo advertimos".

La expresión "no digáis que no os lo advertimos" sólo ha sido utilizada por los medios de comunicación oficiales chinos para advertir a sus rivales sobre puntos de desacuerdo fundamentales, como por ejemplo durante la disputa fronteriza con la India en 2017, o antes de que China invadiera Vietnam, en 1978.

China, que ha utilizado las ventas de tierras raras para ejercer presión en disputas diplomáticas pasadas, fue el origen del 80% de estos elementos químicos importados por EEUU entre 2014 y 2017.

Las tierras raras, en detalleEste es un listado de los diecisiete elementos que se consideran tierras raras:
- GADOLINIO: se utiliza para desarrollar los micrófonos de móviles y aparatos de transmisión de sonido sofisticados y, según el experto del CSIC, "se puede crear un sistema operativo alternativo pero sin el gadolinio no se pueden fabricar teléfonos".

- ESCANDIO: Es un metal que se utiliza para fabricar piezas de aviones y que también está presente en las lámparas fluorescentes y en televisiones.

- ITRIO: Se utiliza también en televisores, en lentes de cámaras o incluso para la fabricación de láseres.

- LANTANO: También tiene entre sus usos la producción de vidrios ópticos, como los de las cámaras o los de los telescopios.

- CERIO: Esta es una de las tierras raras más abundantes en el planeta, y se utiliza fundamentalmente para elaborar pantallas de dispositivos electrónicos.

- PRASEODIMIO: Se usa como componente en aleaciones de alta resistencia útiles para crear por ejemplo motores de aviones. Además, se utiliza para la fabricación de proyectores e incluso se agrega a los cables de fibra óptica para amplificar la señal.

- NEODIMIO y DISPROSIO: Se utilizan para fabricar auriculares, micrófonos, discos duros para ordenadores e infrarrojos.

- PROMETIO: Se genera únicamente de forma artificial en reactores nucleares y, una vez separado de sus sustancias naturales, se utiliza incluso para desarrollar relojes nucleares o hasta marcapasos.

- SAMARIO: Las luces de los proyectores o los infrarrojos, tal y como se fabrican hoy en día en todo el mundo, necesitan de este metal.

-EUROPIO: Después de haber sido vita para impulsar la televisión en color, en la actualidad es muy común también utilizarlo para detectar billetes falsos.

- TERBIO: Es uno de los principales colorantes de rayos X y se utiliza por ejemplo en la construcción de tubos fluorescentes, aunque sus reservas están empezando a escasear en todo el mundo.

- TULIO e ITERBIO: Ambos metales se utilizan también para dispositivos portátiles de rayos X. El primero de ellos es una de las tierras raras más escasas del planeta.

- HOLMIO: Tiene capacidad para crear campos magnéticos tremendamente potentes, y es uno de los componentes de los microondas. Con este elemento, IBM anunció ya en 2017 que había sido capaz de crear un disco duro del tamaño de un átomo.

- ERBIO: Se utiliza para amplificar las señales ópticas y se incluye en los cables de fibra óptica.

- LUTECIO: Sirve para fabricar memorias de almacenamiento e incluso para el proceso de fractura hidráulica (fracking) en la extracción de petróleo.

Fuente:  https://www.eleconomista.es/economia/noticias/9907644/05/19/China-contraataca-a-EEUU-con-las-tierras-raras-No-digais-que-no-os-lo-advertimos.html
 

Maratón de Londres reemplaza botellas de plástico con cápsulas de agua biodegradables

Ooho cápsulas de agua biodegradables

Al llegar al kilómetro 37 del maratón de Londres, los corredores pudieron refrescarse de una forma inesperada. Unas pequeñas cápsulas llamadas Ooho llenas de Lucozade Sport –una bebida a base de electrolitos– fueron entregadas a los maratonistas como una alternativa ecológica a las botellas de plástico. Las cápsulas de Ooho están hechas a base de algas y se probaron por primera vez en el maratón de Londres de 2017.

NOTPLA alternativa de plástico en empaques

El maratón de 2019 ha sido el evento más grande de Ooho hasta la fecha, y su éxito demuestra que las alternativas al plástico pueden ser tanto ecológicas como funcionales. Ooho ha crecido exponencialmente desde su creación en 2013. El producto fue creado por Skipping Rocks Lab, un proyecto de dos estudiantes de ingeniería de diseño en Imperial College London y el Royal College of Art en el Reino Unido.

Ooho cápsulas de agua biodegrabables en el maratón de Londres

Después de probar su producto en carreras y festivales, la compañía empezó a expandir y mejorar su tecnología de producción. Ahora, Ooho está a punto de volverse global. Su participación en el maratón de Londres fue parte del objetivo de la organización de reducir el número de botellas de plástico utilizadas el año pasado de 760,000 a 215,000 en 2019. Ooho fue sólo una parte de la solución, ya que también se repartieron vasos compostables en diferentes estaciones de bebidas.

Y ¿de qué está hecho Ooho? Skipping Rocks Lab bautizó la sustancia que crearon como NOTPLA.
Está hecha de algas pardas—una planta marina que crece casi un metro al día, no compite con cultivos alimenticios y contrarresta la acidificación del océano. Esta substancia también se biodegrada en un periodo de entre 4 y 6 semanas y no contiene microplásticos.

 A medida que la empresa continúa expandiéndose, ya están pensando más allá de las cápsulas de Ooho y han comenzado a desarrollar otros productos. Redes, láminas termosellables y bolsas son sólo algunos de los objetos que piensan producir en un futuro próximo.

Fuente: https://mymodernmet.com/es/ooho-capsulas-agua-biodegradables-maraton-londres/

miércoles, 29 de mayo de 2019

El aborto se abre paso en la campaña electoral argentina


¡Que sea ley!  Somos miles, somos masives exigiendo aborto legal, seguro y gratuito en todo el país, seguimos haciendo historia. Por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpxs 
 La marea verde pro legalización del aborto volvió este martes al Congreso de Argentina dispuesta a dar batalla en este año electoral. Miles de personas, en su mayoría mujeres y jóvenes, se concentraron pot la tarde en la plaza y calles cercanas al edificio legislativo para acompañar por octava vez la presentación de un proyecto de interrupción voluntaria del embarazo. "Aborto legal en el hospital", coreaba la multitud con los pañuelos verdes al aire, entre pancartas con consignas como "saquen sus rosarios de nuestros ovarios" y "Niñas, no madres". En 2018 el Senado votó en contra, pero la Campaña por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito -que aglutina a más de 500 organizaciones- ha decidido mover ficha de nuevo y obligar así a los candidatos presidenciales a posicionarse sobre un tema que divide al país.

"Este año que tenemos campaña electoral el aborto tiene que estar en la agenda política y los candidatos y candidatas tienen que referirse. Queremos que no se pueda votar sin saber su posición", dice la psicoanalista Martha Rosenberg, una de las referentes de la Campaña a favor del aborto legal. La iniciativa legislativa legaliza el aborto en las primeras 14 semanas de gestación y extiende el plazo en casos de violación y de riesgo para la vida y/o salud de la madre. Estas excepciones en el proyecto de ley de plazos son actualmente los únicos dos supuestos en los que es legal interrumpir voluntariamente un embarazo.
En Argentina, como en gran parte de América Latina, abortar es un crimen. Es además uno de los más populares, cometido por cerca de mil mujeres cada día, aunque conlleva penas de cárcel de entre uno y cuatro años. La criminalización no las disuade, pero las obliga a abortar en la clandestinidad y pone en riesgo miles de vidas, ya sea por recurrir a métodos inseguros o por retrasar la búsqueda de ayuda médica si surge algún problema ante el temor de quedar detenidas. En este país sudamericano unas 50.000 mujeres son hospitalizadas cada año por complicaciones derivadas de un aborto. En 2016, último año con datos oficiales, 43 murieron por esta causa.

aborto argentina
Partidarias de la legalización del aborto, este martes frente al Congreso argentino.
Victoria Donda, la primera diputada firmante del proyecto legislativo, sostiene que es "un pedido de la sociedad que el Congreso vuelva a debatir el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo, más allá de cuestiones electorales o numéricas". En una multitudinaria rueda de prensa en el Congreso, Donda pidió a los legisladores que decidan si quieren una sociedad donde las argentinas sigan abortando en la clandestinidad o si van a reconocer por fin "esta deuda que la democracia tiene con las mujeres".

Los antiabortistas, en cambio, consideran que el nuevo intento de reabrir el debate "desoye la opinión ya expresada del Parlamento" y critican que se anuncie "como un derecho la eliminación de personas hasta las 14 semanas de gestación". Arropadas con banderas y pañuelos celestes, una veintena de personas se acercaron hasta la Plaza de los Dos Congresos para mostrar su rechazo al proyecto. "Yo y mis amigos sentíamos la necesidad de estar hoy acá representando la vida", responde Nélida Rodríguez, integrante de Amigos por la vida. Rodríguez posa con el muñeco de un feto en miniatura junto a otros compañeros frente a un cartel que reza "Con aborto no te voto".  

"Hoy en Argentina acceder a un aborto seguro depende de si tenés plata y de donde vivís. Si tenés plata no sólo tenés garantizada la salud sino también el secreto", opina Carla López, estudiante de secundario que este año votará por primera vez. "Mi voto dependerá de la postura sobre el aborto, espero que el de mis amigas también", señala esta adolescente con corazones y rayas dibujadas con brillantina verde en la cara. "No tenemos tiempo para esperar porque siguen muriendo mujeres", coincide su compañera Jimena. La última víctima fue una mujer de 32 años, madre de tres hijos, que falleció hace tres días en un hospital del noreste del Gran Buenos Aires tras haberse practicado un aborto inseguro.
Partidarios del aborto legal levantan una virgen con el pañuelo verde, color que identifica la campaña a favor del Sí.
Partidarios del aborto legal levantan una virgen con el pañuelo verde, color que identifica la campaña a favor del Sí. AFP
La división social e interpartidaria que provoca el aborto legal le juega en contra para que se reabra el debate en pleno año electoral. Faltan sólo tres meses para la primera gran cita nacional, las primarias simultáneas para todos los partidos. Sin embargo, Argentina se ha ganado a pulso su fama de imprevisible, por lo que nadie da por cerrada del todo la puerta.

"La presentación tiene que ver con que siempre exista un proyecto vigente para que cuando haya oportunidad se debata", señala la diputada macrista Silvia Lospennato, favorable a la legalización del aborto. "Creo que este año tenemos la misma composición y por ende la posibilidad de que el resultado sea el mismo", agrega Lospennato, partidaria de esperar hasta la siguiente legislatura.
En las elecciones de 2015, el aborto quedó fuera de la agenda en discusión, aunque los dos candidatos que se enfrentaron en segunda vuelta, el conservador Mauricio Macri y el peronista Daniel Scioli, rechazaban legalizarlo.

Ya como presidente, Macri mantuvo su postura. Se declara "a favor de la vida", lo que debe leerse como en contra del aborto legal. Sin embargo, fue el primer jefe de Estado argentino que habilitó el debate legislativo y anticipó que no vetaría la ley en caso de ser aprobada por los legisladores.

El peronista Alberto Fernández, principal rival de Macri en la carrera presidencial, apuesta por la vía intermedia que goza de mayor consenso social, la despenalización. "Por lo pronto me parece que no debe ser un delito y que eso podríamos empezar a trabajar sin necesidad de avanzar tan rápidamente en la legalización, porque la legalización es un tema que divide a los argentinos", dijo la semana pasada en su primera aparición como candidato de una fórmula en la que lo acompaña como vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Entre los demás postulantes presidenciales las posturas difieren. El peronista Sergio Massa está a favor de la despenalización del aborto, al igual que el exgobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey. Por el contrario, el ex ministro de Economía Roberto Lavagna se declara "personalmente en contra", pero propone una consulta popular. Nicolás del Caño, candidato del Partido de los Trabajadores Socialistas, es el único que defiende sin rodeos la legalización.

La discusión argentina es seguida fuera de sus fronteras por su potencial impacto regional en el continente más restrictivo del mundo. Hasta ahora, sólo países pequeños como Cuba, Uruguay y Guayana tienen leyes de plazos similiares a la presentada en Argentina. Sea este año o bajo el mandato del próximo presidente, todo apunta a que el debate se reabrirá.

Fuente: https://elpais.com/sociedad/2019/05/28/actualidad/1559062371_230742.html

#quédatentierra ¿Adiós al avión?: En los países nórdicos la gente se resiste a volar

Los pasajeros de vuelos domésticos cayeron un 3% en Suecia mientras el tren sigue creciendo

¿Adiós al avión?: En los países nórdicos la gente se resiste a volar
La activista contra el cambio climático Greta Thunberg (Michael Campanella / Getty)
 “He dejado de viajar en avión por convicción, porque no quiero decir una cosa y actuar de otra manera”. Fue lo que dijo la activista sueca Greta Thunberg a su llegada al Foro Económico Mundial de Davos en enero, tras un viaje de 32 horas en tren desde Estocolmo.

Esta joven de 16 años ha puesto cara y voz al movimiento de lucha contra el cambio climático, empezando con sus huelgas escolares ante el Parlamento sueco el verano pasado –el más caluroso de la historia de Suecia– y lanzando un mensaje amenazador a los líderes políticos y empresariales. “No quiero que tengáis esperanza, quiero que sintáis pánico”, dijo en Davos, donde reprochó la hipocresía de los asistentes: “Me parece increíble que las personas que están aquí para hablar del cambio climático lleguen en jets privados”.

Esta preocupación por el elevado nivel de emisiones contaminantes que acarrean los viajes en avión va en aumento en los países nórdicos. En Suecia se ha acuñado el término flygskam (vergüenza de volar), acompañado de otros conceptos relacionados, como smygflyga, que se podría traducir como volar en secreto, y tågskryt, que se refiere al hecho de presumir de viajar en tren. 

Según una encuesta de World Wildlife Fund, el 23% de los suecos se abstuvo de coger el avión el año pasado para reducir su impacto climático, seis puntos porcentuales más que el año anterior, y alrededor del 18% escogió el tren en vez del avión. Y las cifras lo ratifican. El año pasado fue el primero desde que estalló la crisis económica en el 2008 en que el crecimiento de pasajeros se estancó en el país escandinavo, y los primeros meses de este año ya dejan ver una caída. 

Miles de estudiantes participan en una manifestación contra el cambio climático
Miles de estudiantes participan en una manifestación contra el cambio climático (Jean-christophe Bott / Efe)
 Durante casi diez años, los viajeros habían aumentado de forma constante, pero en el 2018 esta tendencia se estancó. Mientras que en años anteriores el crecimiento era de entre el 5% y el 9%, el año pasado fue del 2%, y los pasajeros de vuelos nacionales disminuyeron en más del 3%. Y en el primer trimestre de este año se confirma la propensión a la baja: el número de pasajeros de los aeropuertos suecos ha disminuido un 4,5% en comparación con el mismo periodo del año pasado (378.000 menos), con especial impacto en el aeropuerto de Arlanda (Estocolmo), por el que han pasado 200.000 pasajeros menos, según cifras de la Agencia Sueca de Transporte.

 Este estancamiento coincide con las cifras récord de la compañía estatal de transporte ferroviario, SJ, que llegó a la cifra histórica de 32 millones de viajeros el año pasado –los pasajeros de los aeropuertos suecos se situaron en 39,3 millones–. Según la compañía, en los últimos cinco años la tendencia al alza se ha acelerado, y en el primer trimestre del 2019 se ha registrado un crecimiento del 10% respecto a los tres primeros meses del año pasado. 

 “Creemos que el cambio climático tiene un efecto importante, pero también pensamos que cada vez más gente está descubriendo que el tren es una alternativa muy competitiva en medias distancias”, explica a La Vanguardia un portavoz de SJ, que resalta que recientemente se ha disparado la demanda por los trayectos internacionales, ante lo que la empresa está estudiando la posibilidad de ofrecer una solución digital para poder comprar billetes para viajar fuera de Escandinavia –con SJ sólo se puede viajar dentro de Suecia, con excepción de Copenhague (Dinamarca) y Oslo (Noruega)–.

 “Creemos que el cambio climático tiene un efecto importante, pero también pensamos que cada vez más gente está descubriendo que el tren es una alternativa muy competitiva en medias distancias”, explica a La Vanguardia un portavoz de SJ, que resalta que recientemente se ha disparado la demanda por los trayectos internacionales, ante lo que la empresa está estudiando la posibilidad de ofrecer una solución digital para poder comprar billetes para viajar fuera de Escandinavia –con SJ sólo se puede viajar dentro de Suecia, con excepción de Copenhague (Dinamarca) y Oslo (Noruega)–.

Este fenómeno está extendido también en el resto de los países nórdicos. En Finlandia, por ejemplo, existe el término lentohapea para referirse a la vergüenza de volar, y en Dinamarca es uno de los temas candentes en la campaña para las elecciones del próximo 5 de junio. 

Por primera vez, las cuestiones climáticas se sitúan como la primera preocupación de los daneses, pero también salen voces que critican una excesiva demonización. “No vueles. No comas carne. Esta no es mi forma de verlo”, decía el primer ministro danés, Lars Løkke Rasmussen, al periódico Politiken, subrayando la necesidad de avanzar hacia soluciones tecnológicas que reduzcan la contaminación y no hacia prohibiciones. Y zanjaba: “No es ningún crimen llevar a tu familia a Gran Canaria durante las vacaciones de Semana Santa”.

martes, 28 de mayo de 2019

“Para ir a la guerra no me pidieron visado”

Unos 400.000 africanos lucharon en las guerras europeas del siglo XX. Entre ellos, los 'tirailleurs', los tiradores de infantería senegaleses. Pocos sobreviven. Hablamos con tres de ellos, que se debaten entre el orgullo de haber combatido con Francia en contiendas como la II Guerra Mundial y el dolor por el trato recibido


Moussa Bitteye, `tirailleur' o soldado de infantería, que combatió en Indochina y Argelia, aún sueña con la guerra y los cadáveres que recogía en el campo de batalla.
A Sadio Coulibaly le crujen los huesos cuando se levanta del sillón. Apoyado en su bastón de madera, da unos pasitos y busca el apoyo cómplice de su esposa. A sus 96 años, es uno de los últimos tirailleurs (tiradores) vivos que lucharon en la II Guerra Mundial, Argelia e Indochina, soldados africanos reclutados por Francia para dar su vida por la metrópoli, enviados al frente como carne de cañón y discriminados a la hora de los reconocimientos, las pensiones y los premios, incluso represaliados por exigir un trato igualitario. “En Hanoi las balas no distinguían entre blancos y negros”, asegura Coulibaly con amargura, “para ir a la guerra no nos pidieron visado”

En su modesta casa del barrio de Ndolofenne, en Saint Louis, Coulibaly conserva sus ajadas medallas y un certificado de la Orden del León que le concedió el presidente de Senegal hace tres años. Pese a su avanzada edad y a fuerza de repetirlo, recita con detalle lugares y fechas como una letanía. “Del campo de Kayes fuimos a Tambacounda, Kaolack, Thies y Rufisque. Luego salimos en barco hacia Marsella. Siete días tardamos en llegar y había chicos de todas partes, de Senegal, Malí, Guinea y Mauritania”, asegura.

A partir de aquí su relato es confuso y enmarañado, salta de una guerra a la otra, de la liberación de París al puerto de Tourane, del barro de Indochina al desierto de Argelia. Pero algunos detalles están clavados en su memoria. “Nos llevó hasta Saigón el barco SS Pasteur. La guerra allí fue durísima, nos mandaban a la selva y pasabas días y días sin dormir, el enemigo salía de la nada de repente, había cadáveres por todos lados”, explica. Al frente de un destacamento de 140 tirailleurs, el sargento Coulibaly se empachó de muerte. Luego vendría Argelia, donde resultó herido, y lo mandaron de vuelta a casa.

 Tras 18 años en el Ejército llegó el momento del retiro. “A los tirailleurs nos pagan una pensión que es la cuarta parte de lo que reciben los veteranos blancos. ¿Por qué? Las balas en Hanoi no sabían si eras europeo o negro, en la guerra de Europa muchos hermanos africanos murieron bajo las bombas. También nos prometieron la nacionalidad y nunca lo cumplieron, eso fue una traición. Ya no tengo edad para viajar, pero mis hijos podrían haber ido a Europa a trabajar y buscarse la vida. Si quisiera ir de visita a Francia, país por el que lo di todo, tendría que sacarme un visado, pero para ir a la guerra no me lo pidieron”, asegura con dolor.

Los tirailleurs senegaleses integraban el cuerpo colonial de infantería y fueron reclutados a lo largo y ancho del territorio africano bajo dominio francés. Recibieron el apelativo de senegaleses porque de esta antigua colonia procedían los primeros, pero con el paso de los años llegaban de Guinea, Malí, Chad, Níger e incluso del Magreb, a los que denominaron argelinos o turcos. Tras su creación en 1857 participaron por reclutamiento o de forma voluntaria sobre todo en las dos guerras mundiales (al menos 400.000) y en los conflictos de descolonización, como los citados de Argelia e Indochina.

En Gandiol, a una decena de kilómetros de Saint Louis, Moussa Bitteye pasa casi todo el día acostado en la cama. Escucha con dificultad y le cuesta reconocer a sus propios nietos. También tiene 96 años y hay noches que sueña con aquello y se revuelve inquieto en la cama. A veces se despierta gritando. “Pasábamos cuatro o cinco días en la selva recogiendo a los heridos, a muchos los cargué sobre mis hombros, eran hermanos negros, malienses y senegaleses sobre todo”, explica con dificultad. Su nieto Masseck completa el relato: “Se siente orgulloso de haber sido militar, pero luego tuvo que volver. Era hijo único y su padre lo reclamó. Su vida la pasó entre el campo y el mar, como agricultor y capitán de pesca”.

Uno de los episodios más trágicos de la historia de los tirailleurs no tuvo lugar en una guerra lejana, sino de vuelta a casa. Ocurrió el 1 de diciembre de 1944 cuando un nutrido grupo de ellos que había sufrido prisión y trabajos forzados en Europa fue trasladado a Thiaroye (Senegal) tras la liberación de Francia. Decenas de ellos se rebelaron contra el incumplimiento del pago de sus primas de desmovilización y fueron reprimidos con brutal violencia por sus propios compañeros a las órdenes del general francés Dagnan. La historia oficial habla de 35 muertos, pero se cree que pudieron fallecer al menos 70. El cineasta Ousmane Sembène recogió estos hechos en su película Camp de Thiaroye (1988).

A escasos metros de Bitteye, en la misma Gandiol, vive Issoupha Diop, nacido en 1937, quien estuvo dos años luchando en Argelia. “No tengo ningún recuerdo bueno de ese tiempo, lo más que me marcó fue la muerte de un amigo del mismo batallón. Se adentró en el desierto persiguiendo a un rebelde y luego apareció su cadáver”. El viejo Diop pasa las horas sobre una alfombra en la entrada de su casa, ya jubilado. Fue militar hasta 1972 y llegó a caporal jefe. “Pero nada se parece a la guerra, no es un juego ni una película, es durísima”, dice.

Un puñado de antiguos tirailleurs senegaleses, entre los que se encontraba Sadio Coulibaly, héroes de guerra que se sienten maltratados por Francia, trasladaron al presidente Macron en su última visita a este país africano su malestar por el trato recibido. “Se comprometió a darnos la nacionalidad”, asegura el militar retirado, “pero aún no ha cumplido”. Cada vez quedan menos con vida, pero siguen siendo una herida abierta de una época no tan lejana.

Fuente: https://elpais.com/elpais/2019/05/23/planeta_futuro/1558624367_997487.html?hootPostID=95b9d2e6b37446934295af23cee4a733

sábado, 25 de mayo de 2019

Hombre o mujer...


Wladislaw Czachorski

Hombre o mujer, querría decirte cuánto te quiero,
   pero no puedo,
Y querría decirte lo que hay en mí o en ti, pero no
  puedo,
Y querría decirte la congoja que siento, la que día y
  noche me acosa.

Sepan que no doy conferencias ni limosnas,
Cuando doy, me doy a mí mismo....

Walt Whitman

viernes, 24 de mayo de 2019

#GreatReturnMarch

Tristeza y térnura en esta foto: una niña en Gaza abraza la pierna amputada de su padre para ayudarle a sostenerse .


UNRWA responde a EE. UU. que seguirá con los refugiados palestinos

El caníbal cautivo

                       Hypocrite lecteur, mon semblable, mon frère! (Charles Baudelaire, Les fleurs du mal)
El silencio de los corderos, 1991. Imagen: Orion Pictures.
Una de las imágenes más potentes y desazonadoras del cine de las últimas décadas es la de Hannibal Lecter/Anthony Hopkins con sus ojos de hielo clavados en los del espectador y los dientes apretados tras su bozal de caníbal cautivo. Y en las listas de los personajes de ficción más terroríficos el doctor Lecter suele ocupar el primer puesto. ¿Por qué? Porque Aníbal el Caníbal somos nosotros —o para ser más preciso, somos una versión menuda y vergonzante del gran caníbal arquetípico, el superhombre nietzscheano extrapolable a partir del tipo de bestia humana predominante en nuestra sociedad—, y nada nos horroriza tanto como el monstruo que llevamos dentro. Lecter se come a los animales humanos que lo agreden o incomodan, y acaba con ellos de forma personal y expeditiva; más falsos y cobardes, sus mezquinos epígonos, cautivos de —y cautivados por— una cultura de la depredación, se comen a los animales no humanos que otros han torturado y sacrificado en las cloacas del sistema. La mezcla de horror y fascinación que sentimos al mirarnos en los ojos helados de Aníbal el Caníbal es una punzada de reprimida autoconsciencia, hipócrita lector/lecter, mon semblable, mon frère!

Los derechos de los animales
Tienen razón, en última instancia, quienes dicen que los animales no humanos no tienen derechos; pero se olvidan de decir que los humanos tampoco. Nadie tiene derechos como algo intrínseco o consustancial: los derechos de cada cual no son sino aquellas reglas del juego social que lo protegen y benefician, y son el resultado de un acuerdo colectivo. Quienes invocan una supuesta «ley natural» o una «moral natural», apelan vanamente a esa «fusión de contrarios» que solo tiene cabida en los delirios y en los sueños; por definición, la ley y la moral son constructos culturales que añadimos a la naturaleza precisamente porque en ella no existen.

Esto no significa que los derechos no tengan una base natural, y mucho menos que sean contrarios a la naturaleza, sino que no se derivan o deducen de ella de forma necesaria y unívoca. De hecho, llevamos cientos de miles de años en nuestro actual estadio evolutivo y nuestra visión de los derechos humanos ha variado considerablemente de unas épocas a otras, e incluso de unos lugares a otros en una misma época.

A lo largo de la historia, hemos excluido total o parcialmente de los derechos que hoy consideramos fundamentales a los extranjeros, los esclavos, los plebeyos, las mujeres, los negros, los homosexuales… Y aunque la xenofobia, la explotación, el clasismo, la misoginia, el racismo y la homofobia estén lejos de haber sido superados, al menos hay un amplio consenso teórico sobre la necesidad de superarlos. ¿Por qué no ocurre lo mismo con el especismo, impugnado solo por una exigua minoría de la humanidad? ¿Por qué nuestra capacidad de compasión por el sufrimiento ajeno suele detenerse en seco en el umbral de las mascotas y ni siquiera nos asomamos más allá? ¿Por qué se considera que abandonar o apalear a un perro es una crueldad inadmisible, a la vez que se aceptan atrocidades como la matanza del cerdo o «fiestas» como los sanfermines?

La suspensión de las creencias
Cuando leemos una novela o vemos una película, a menudo se produce el fenómeno conocido como «suspensión de la incredulidad»: sabemos que la historia que nos están contando no es real, y acaso ni siquiera verosímil, pero nos sumergimos en ella y nos emociona como si fuese verdadera. Y no solo reaccionamos así ante la ficción propiamente dicha, sino también ante mensajes claramente engañosos, como los publicitarios. Nadie en su sano juicio cree que la publicidad refleje las auténticas cualidades de los productos promocionados, y sin embargo nos predispone a consumirlos como si de verdad fueran tan maravillosos como los pintan. Y lo que es más grave, otro tanto ocurre con las noticias falsas, tergiversadas o tendenciosas con las que los grandes medios de comunicación nos bombardean sin cesar.

Y esta paradójica suspensión de la incredulidad tiene su reverso y complemento en lo que podríamos denominar «suspensión de las creencias». El cristianismo propugna la igualdad y la fraternidad universales, así como el desprecio de los bienes materiales; pero muchos supuestos cristianos parecen «olvidarse» diariamente de estas convicciones para asumir sin reservas la lógica capitalista de la competencia insolidaria y el enriquecimiento personal. Y aunque los ateos no crean que Dios creara al hombre a su imagen y semejanza, muchos de ellos se comportan como si los humanos fuéramos los «reyes de la creación» y los demás animales estuvieran a nuestro servicio, como afirma la Biblia.
En nuestra «civilizada» relación con nuestros parientes no humanos, sorprende la aparente facilidad con que coexisten el supuesto «amor a los animales» con su explotación más despiadada y cruenta. La mayoría de las personas rechazan —o dicen rechazar— el denominado «maltrato animal», pero comen carne a sabiendas de que el carnivorismo implica no solo el sacrificio, sino también la tortura sistemática y prolongada de millones de animales cuya capacidad de sufrimiento es del todo similar a la nuestra. ¿Cómo se explica tal grado de disonancia cognitiva?

La desestructuración de la realidad
Al igual que las antiguas mitologías, nuestra visión del mundo se concreta en un ciclo narrativo, es decir, un conjunto de relatos complementarios e interrelacionados, más o menos coherentes y operativos, que intentan explicar la realidad. Estos relatos internalizados se basan, en parte, en nuestras propias experiencias e interpretaciones; pero esa parte es mucho menor de lo que solemos creer, puesto que de manera inconsciente incorporamos sin cesar, desde la más tierna infancia (sobre todo en la más tierna infancia), los relatos ajenos: la familia y demás personas de nuestro entorno, la escuela, los libros y los medios de comunicación nos cuentan una colección de historias y nos suministran una serie de datos que vamos integrando en una descripción/interpretación del mundo más o menos satisfactoria, que es a la vez un espejo en el que mirarse y un manual de instrucciones.
A partir de los seis o siete años de edad empezamos a adoptar una actitud crítica con respecto a ese «gran relato» que es la visión del mundo inculcada por nuestra cultura; nos damos cuenta de que los adultos, los libros y la televisión —por no hablar de internet— incurren en continuas contradicciones y no siempre dicen la verdad, y empezamos a sacar conclusiones propias a partir de nuestras experiencias personales.

Para quienes han recibido una educación religiosa, es especialmente difícil cuestionar las creencias que les han sido presentadas como verdades absolutas; pero hay otros dogmas tan resistentes a la crítica como los religiosos y de los que a menudo ni siquiera somos conscientes. El hambre, la libido y el miedo son las pulsiones básicas de todos los animales, incluidos los humanos, y nada caracteriza mejor a una determinada sociedad que sus hábitos alimentarios, amorosos y defensivos, hábitos que tendemos a considerar «naturales» y que rara vez sometemos a un análisis crítico.

Del mismo modo que consideramos normal enamorarse, emparejarse y formar una familia nuclear (un «hogar» protegido del exterior por unas paredes infranqueables y una puerta cerrada con llave), a la mayoría de la gente le parece normal comer carne: todo el mundo lo hace, siempre se ha hecho y no hay ninguna razón para dejar de hacerlo. Pero no es verdad: no todos lo hacen, no siempre se ha hecho y hay muy buenas razones para dejar de hacerlo. Un 8 % de la población mundial es vegetariana, y en los últimos años el vegetarianismo se ha difundido con creciente rapidez; y no solo hay razones éticas para abrazarlo, sino también dietéticas, económicas, ecológicas y sanitarias. Según un reciente informe de la ONU, la producción de carne y lácteos supone el 70 % del consumo mundial de agua dulce, el 38 % de la explotación total de la tierra y el 19 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, por no hablar de la relación del consumo de carne con el cáncer de colon. Estos datos, por sí solos, deberían sacudir las conciencias más laxas. ¿Por qué no lo hacen?

La respuesta hay que buscarla, al menos en parte, en una sistemática —y sistémica— desestructuración de la realidad. Estamos tan acostumbrados a recibir informaciones contradictorias, falaces, tendenciosas o tergiversadas, que nuestra visión del mundo ha dejado de ser —si alguna vez lo fue— un «gran relato» coherente o un ciclo de relatos compatibles y complementarios, para convertirse en un proceloso mar de fragmentos dispersos en el que, como náufragos a la deriva, intentamos mantenernos a flote aferrándonos a alguna convicción engañosamente tranquilizadora. Como la de que somos los «reyes de la creación» y los demás animales son nuestros esclavos y nuestra comida.

El supremacismo humano
Muchos hombres se creen superiores a las mujeres, muchos blancos se creen superiores a los negros, muchas personas cultas se creen superiores a las menos cultas… Y muchos humanos se creen superiores a los demás animales. ¿Por qué? ¿Cuál es el concepto de superioridad que subyace a estas creencias?

Los hombres suelen ser más corpulentos y fornidos que las mujeres, y su supremacía empezó basándose en la fuerza bruta, que, directa o indirectamente, sigue siendo la base del machismo. Los blancos, por diversas razones geográficas e históricas, desarrollaron civilizaciones tecnológicamente más avanzadas —es decir, más poderosas— y sometieron a los negros hasta el extremo de convertirlos en esclavos, también mediante la fuerza. Las personas con más acceso a la cultura suelen ser las que pertenecen a las clases sociales que someten a las demás, de nuevo mediante la fuerza (del dinero y de las armas). En última instancia, quienes se creen superiores proclaman implícitamente que su supuesta superioridad dimana de la fuerza, por más que intenten presentarla como superioridad intelectual. Y además de demostradamente falsos, los argumentos supremacistas son éticamente irrelevantes; pues, aunque los varones blancos y ricos fueran más listos que las demás personas, ¿estarían justificados el sexismo, el racismo y el clasismo?

Supongamos que existiera una especie de homínidos físicamente iguales a nosotros, pero con un desarrollo intelectual similar al de los simios. ¿Los encerraríamos en los parques zoológicos, los torturaríamos en los laboratorios, nos los comeríamos? No, no lo haríamos, pues de hecho no nos comemos ni explotamos a los discapacitados mentales, ni nos sentimos superiores, sino solo mejor dotados para determinadas tareas.

¿En qué se basa, pues, la supuesta superioridad ontológica de los humanos? Aunque nos resistamos a verla, la respuesta es obvia: en el fetichismo del cuerpo y de su imagen (un fetichismo tan arraigado que se hace extensivo a los cadáveres). Al igual que el racismo, el especismo se basa en que los «otros» tienen un aspecto diferente.

Te propongo el siguiente experimento mental: en un remoto planeta, una cucaracha gigante, tan horrible como inofensiva e inteligente, está siendo atacada por un hermoso alienígena con un cerebro equiparable al de un mandril, pero cuyo aspecto físico recuerda vivamente a los angelotes de Rafael. ¿Dispararías contra el bello angelote para salvar a la monstruosa cucaracha? ¿Te lo comerías luego asado, en compañía del insecto gigante?

 No se trata de un test con las respuestas a la vuelta de la página, querido lector/lecter, sino de una cordial invitación a la reflexión y a la autocrítica.

I Want you


Emergencia climática

jueves, 23 de mayo de 2019

La libertad


Grigori Mírchev Marinov con su querida osa Vela.

Ninguno de los miembros de la familia Stanev olvidará jamás el día en que el doctor Amil Khalil les quitó los osos.
   Es junio de 2007. En la calle del Geranio de la pequeña aldea de Getsovo en el norte de Bulgaria el verde de los árboles hiere los ojos. Desde primera hora de la mañana no dejan de llegar coches y coches a una casa pareada,con las paredes grises sin revocar. Periodistas, defensores de animales, policías, empleados de la administración, curiosos, vecinos y, además, un montón de niños que andan correteando entre los adultos, tirando palos a los coches, jugueteando. Todos quieren ver cómo acaba -según dirán los medios de comunicación al día siguiente- la bárbara tradición de los osos bailarines. En unos instantes, tendrá lugar un hecho histórico con H mayúscula. Los curiosos irán a contárselo después a los vecinos, y los periodistas, a los espectadores de todo el mundo.
   En la mitad derecha del pareado viven Dimitr Satanev, hombre de muy buena planta, con bigote, y su mujer, Maryka.
   En la izquierda, dos de sus hijos, con sus mujeres y niños.
   Cada uno de esos tres matrimonios tiene su propio oso. Es lo que suele pasar, que los adiestradores de osos vivan unos al lado de otros y estén emparentados entre sí; forman familias multigeneracionales que se dividen el país en pequeñas regiones para no invadir el terreno de otros y no quitarse clientes mutuamente.
   O más bien es lo que solía pasar, porque los Stanev son los últimos adiestradores de osos de Bulgaria y los últimos de la Unión Europea. Por eso hay tantos curiosos y tantos periodistas. Hay algo que está tocando a su fin irremediablemente. A la gente le gusta eso de los finales irremediables.
   Dimitr, en sus sesenta años de vida, nunca se ha dedicado a nada que no fuera el adiestramiento de osos. Acudían a él adiestradores de toda Bulgaria para que les enseñara los trucos del oficio y,a  veces, también para que les ayudara a comprar un osezno. Es perro viejo, listo como él solo, dicen que iba únicamente a lo suyo, pero también tenía mucho encanto personal. Y además de lo suyo sabe lo que no sabe nadie. Siempre tenía a mano un buen consejo y sabía en cada momento quién podía tener un oso para vender.
   También su hermano, Pencho Stanev, bigotudo, con un eterno cigarrillo pegado a la comisura de los labios, es una leyenda. Cuando el director de uno de los zoológicos le pidió un dineral por un osezno, atrapó él mismo un oso en el bosque. Los adiestradores contaban historias parecidas de sus abuelos y de sus bisabuelos, pero dónde se ha visto que alguien en el siglo XX atrapara un oso en el bosque. Esas cosas ya no sucedían. Los gitanos de los Balcanes llevaban años comprándoselos a los directores de los zoológicos o a los cazadores. Eso de atrapar un oso era algo que conocían solo por las leyendas, así que Pencho se ganó inmediatamente el respeto de todo el gremio.
   Unas semanas antes los Stanev habían firmado ante notario que finalmente, tras siete años de batallas, entregarían sus osos a la fundación Cuatro Patas.
   -Los animales de los Stanev son los últimos osos bailarines en la parte civilizada del mundo -dice la gente de Cuatro Patas. Y el jefe del proyecto, el veterinario austriaco Amir Khalil, sonríe de oreja a oreja.
   Los cámaras buscan el mejor sitio posible para filmar. No es fácil: todo sucederá en el estrecho paso que separa la casa de los gitanos y la valla de su vecino búlgaro. "¿Para qué encuadre me preparo?", se preguntan los cámaras. Y andan dándole vueltas a si ponerse sobre el techo del coche, o meterse cámara al hombro, o incluso subirse a un árbol.
   -Era un tema que se vendía solo -me dirá años más tarde una periodista búlgara que estuvo aquel día en Getsovo-. Tienes a unos gitanos que secuestran o que compran ilegalmente crías de osos. Les insertan un aro en la nariz que se llama jolka. Los osos tienen una nariz extremadamente sensible. Meterles algo en la nariz es como si a un hombre le clavaras en el pene un clavo oxidado. Y después se pasan toda la vida tirando de ese aro para obligar a los osos a bailar. Era una imagen muy triste. Estaba claro que los animales sufrían. Aquel día me sentí orgullosa de que la gente de Cuatro Patas consiguiera solucionar ese asunto de una vez por todas.

 Todo el mundo se ha preparado a conciencia para la entrega de los osos.
   La policía está preparada en caso de resistencia. La familia de los Stanev siempre ha intentado llevarse bien con las autoridades. Pero toda la gente del lugar sabe que los osos son lo más importante para ellos y que han hecho lo imposible por no tener que entregarlos.
   La administración está preparada para celebrar un éxito. Es difícil imaginarse una publicidad mejor para toda la región: entre los periodistas presentes están los de los mejores periódicos europeos.
   Los curiosos están preparados para ver un espectáculo.
   Si hay alguien que no está preparado, ese alguien son los osos que andan agitados y nerviosos y no acaban de entender el repentino jaleo.

La familia Stanev espera encerrada en su casa. Está el viejo Dimitr. Están sus dos hijos, su mujer y un tropel de nietos.
   Y están los protagonistas del día.
   Misho, de diecinueve años; Svetla, de diecisiete; Mima, de seis. Están en casa, junto a la familia, con sus jolkas de metal en la nariz y unas cadena de hierro enganchadas a esas jolkas.
   Misho ha estado toda la mañana posando para las fotos y los reporteros se lo han recompensado con chocolate y barras de Snickers. Veselin Stanev, uno de los hijos de Dimitr, para demostrar la íntima relación que su familia tiene con los osos, le ha llegado a meter en la boca a Misho la pierna de su hijo, que apenas si tiene unos meses. El oso ha lamido la pierna. Para Veselin se trata de una demostración del inmenso apego que el oso le tiene a su familia, porque un oso salvaje devoraría primero al bebé, después a Veselin Stanev y, para acabar, a los periodistas y sus cámaras. Pero Misho no era un oso salvaje. Era -subraya Veselin- un miembro más de la familia Stanev. Un miembro de pleno derecho.
   A las diez, llama a la puerta de los Stanev el doctor Khalil para convertir la vida de los osos en un sueño como sacado de un folleto turístico, con su bosque de pinos, su piscina y vistas a las montañas de Rila.
   ¿Qué dice exactamente el doctor Khalil? Probablemente, lo que suele decir en esas ocasiones: "Buenos días, tal como acordamos, hemos venido a por sus osos".
   O simplemente: "Ya saben ustedes a qué hemos venido".
   Es más importante lo que Khalil les va a decir a los periodistas mientras los Stanev estén metiendo a los osos en las jaulas que han preparado antes.
   Dice:"Señoras y señores, el 14 de junio de 2007 se pone fin en Bulgaria a la tradición de los osos bailarines".


Los osos que bailan
Historias reales de gente que añora vivir bajo la tiranía
Ostrów Mazowiecka

miércoles, 22 de mayo de 2019

Miles de personas claman en EEUU contra las leyes que restringen el aborto

21/05/2019 - Activistas por los derechos al aborto se reúnen frente a la Corte Suprema de los EEUU, el 21 de mayo de 2019. REUTERS/ Kevin Lamarque
Activistas por el derecho al aborto frente a la Corte Suprema de los EEUU | REUTERS/ Kevin Lamarque
Miles de personas se citaron este martes en más de 400 ciudades de EEUU para defender el derecho al aborto, en un gesto masivo de rechazo a una ola de leyes estatales diseñadas para forzar al Tribunal Supremo a replantearse la decisión que en 1973 legalizó la interrupción del embarazo en todo el país.

La escalinata del Supremo, en Washington, se convirtió en el escenario principal de la jornada de protestas organizada en respuesta a las leyes aprobadas este año en ocho estados de EEUU, y en particular a la firmada la semana pasada en Alabama, que prohíbe el aborto en prácticamente todos los casos. "Esto es algo que el Supremo decidió en los años 70 y que no debería estar ahora bajo ataque", opinó Mary Tablante, una joven de 27 años que protestaba en Washington.

 El veto al aborto en Alabama, que no contempla excepciones ni siquiera en casos de violación o incesto y amenaza con la cadena perpetua a los médicos que practiquen interrupciones del embarazo, desafía abiertamente la decisión adoptada por el Supremo hace 46 años, llamada "Roe versus Wade". Sus promotores redactaron la ley con el objetivo expreso de provocar un litigio y obligar al máximo tribunal del país a pronunciarse sobre el tema, con la esperanza de que la mayoría conservadora en la corte erosione el precedente de 1973.

Aunque ninguna ha entrado aún en vigor, a la medida de Alabama se suman otras leyes aprobadas en Kentucky, Misisipi, Ohio o Georgia, que impedirán abortar una vez que se detecte el latido del corazón del feto, algo que puede suceder cuando muchas mujeres aún no saben que están embarazadas.

Las preguntas "¿de verdad?" y "¿todavía?", inscritas en una de las pancartas agitadas ante el Supremo, hablaban por muchas de las asistentes, indignadas por tener que defender un derecho que se les garantizó hace casi medio siglo. "Llevamos haciendo esto desde que íbamos al instituto, y todavía estamos en la misma lucha", dijo Martha Lehman, de 76 años.

Lehman y su amiga Lois Jacob, de la misma edad, recuerdan bien el triunfo que supuso para el movimiento feminista la legalización del aborto a nivel nacional, y creen que algunos republicanos siguen atacando ese derecho porque les funciona como "arma política". "Tenemos hijas, y nietas, y quiero que vivan en un mundo mejor", explicó Lehman, quien advirtió de que las leyes estatales perjudican especialmente a las mujeres con menos recursos.

21/05/2019 - La presidenta de Planned Parenthood, Dra. Leana Wen, habla en una protesta contra la legislación contra el aborto en la Corte Suprema de los EEUU (Washington) | REUTERS / James Lawler Duggan
La presidenta de Planned Parenthood, Dra. Leana Wen, habla en una protesta contra la legislación contra el aborto en la Corte Suprema de los EEUU (Washington) | REUTERS/ James Lawler Duggan
 A unos metros de distancia, Sara Flores-Shannon recordó que los hispanos "son el grupo que más está creciendo en estados como Alabama y Misisipi", y que muchas latinas se enfrentan a barreras económicas y de idioma de los servicios de salud reproductiva. "Sabemos que esas reglas o leyes nuevas van a impactar a nuestra comunidad muchísimo", señaló la joven, que trabaja en Virginia para el Instituto Nacional de Latinas por la Salud Reproductiva.

Debido a las medidas estatales aprobadas en los últimos años, el acceso a servicios reproductivos asequibles ha disminuido drásticamente, y en seis estados -Kentucky, Misisipi, Misuri, Virginia Occidental, Dakota del Norte y Dakota del Sur- ya solo queda una clínica donde se practiquen abortos.
En Atlanta (Georgia), los manifestantes gritaban "quitemos de su cargo" a los legisladores que recientemente aprobaron una ley restrictiva, mientras que en San Francisco (California) las protagonistas fueron varias mujeres vestidas con el traje rojo popularizado por la novela y la serie The Handmaid's Tale (El cuento de la criada).

Por la protesta en Washington pasaron varios aspirantes demócratas a la Presidencia en las elecciones de 2020 -Bernie Sanders, Pete Buttigieg, Amy Klobuchar, Kirsten Gillibrand y Cory Booker-, que lo convirtieron en un tema de campaña. "Esto es algo que el presidente (Donald) Trump ha desatado", denunció Gillibrand.

Trump recordó este fin de semana que apoya el aborto solo en casos de violación, incesto o peligro para la vida de la madre, lo que implica que se opone a la ley de Alabama pero no a otras medidas estatales, cuyos impulsores se han visto envalentonados por el discurso antiaborto del mandatario y su vicepresidente, Mike Pence.

"Esto es exactamente lo que Trump, Pence y su ejército de políticos antimujeres llevan planeando todo este tiempo. Tienen un plan particular en mente, un plan distópico", advirtió en una entrevista la presidenta de la red de clínicas Planned Parenthood, Leana Wen.

Fuente: https://www.publico.es/internacional/protestas-eeuu-miles-personas-claman-eeuu-leyes-restringen-aborto.html?utm_source=twitter&utm_medium=social&utm_campaign=publico

La compañía del cannabis

La empresa canadiense Tilray abre en Portugal un gran centro de cultivo de esta planta con fines medicinales para abastecer a la UE

1/

Bendita 'maría'. Es lo que piensan millones de personas en todo el mundo que soportan sus males de una forma más llevadera gracias al cannabis; empleado de la manera adecuada lo mismo ayuda a sobrellevar efectos secundarios de la quimioterapia, como las náuseas, que alivia la esclerosis múltiple, reduce el impacto de la epilepsia y el dolor crónico o contribuye a luchar contra la anorexia y afecciones psiquiátricas, entre otros usos medicinales. Lo certifica la Asociación Internacional para los Cannabinoides Medicinales (IACM).

A cultivarlo de manera industrial se dedica la empresa canadiense Tilray, que acaba de inaugurar una gran planta en Cantanhede, al norte de Portugal, con miras a abastecer el mercado europeo. En el país vecino, el cannabis medicinal es legal desde que el año pasado lo aprobara el Parlamento. «Con orgullo de ser pioneros -dicen en la empresa-, somos el primer productor de cannabis medicinal que suministra flores de esta hierba y productos derivados a decenas de miles de pacientes, médicos, farmacias, hospitales, gobiernos e investigadores de los cinco continentes». Sus productos se venden en dos formatos primarios: extractos y flores secas, tanto enteras como molidas, «que pueden ser administrados o consumido a través de una variedad de métodos».

El año pasado, la empresa ya consiguió con éxito la primera cosecha al aire libre, y a principios de este año llegó la plantada en su invernadero de más de dos hectáreas. Han invertido 20 millones de euros en la instalación. Emplea actualmente a un centenar de personas y esperan duplicar este número para finales de 2019. Quieren llegar a producir 60 toneladas al año. Brendan Kennedy, consejero delegado de Tilray, asegura que toda esta apuesta de expansión empresarial precede al cambio que están experimentando los países europeos al autorizar el uso de cannabis con este objetivo. Alemania es su principal destino, allí se legalizó en 2017. En Gran Bretaña, el año pasado. La empresa vende ya en Canadá, EE UU, Australia, Nueva Zelanda, Chile, Argentina, Sudáfrica, Chipre, República Checa y Croacia. En Portugal aún no se comercializa porque no hay ninguna farmacéutica que lo haya solicitado.

«Perplejidad» en España
En nuestro país, el Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM) -integrado por médicos, investigadores y asociaciones de pacientes- muestra su «absoluta perplejidad» por que el cannabis medicinal siga siendo una quimera que solo se dispensa a un puñado de pacientes -en su mayor parte, enfermos de esclerosis- con receta médica hospitalaria, es decir, el 'Sativex' que se consigue solo en las farmacias de los hospitales. «Ni siquiera llega al 1% de las 300.000 personas que lo necesitan en nuestro país y que lo están usando gracias a una de las tres vías por las que se puede conseguir: el mercado negro, los clubes de cannabis o el autoconsumo», explica su presidenta y usuaria, Carola Pérez. Denuncia la «vergüenza» que supone que España se esté quedando rezagada en este sentido, «alegando que no existe evidencia científica, y que aboquen a tanta gente a automedicarse con sustancias de las que no conocen su procedencia, la variedad de la planta, la dosis... Efectivamente, hacen falta muchos más estudios, pero ahí está la experiencia de países como Canadá o Israel, con programas de dispensación, controlada por el gobierno, con un cannabis trazado, analizado y recetado bajo supervisión médica».

La legalización del cannabis medicinal en Portugal y el desembarco allí de Tilray es para muchos usuarios españoles como ponerle a un niño un caramelo en la boca y no acabar de dárselo. De todos modos, recuerda Pérez que en nuestro país hay dos empresas que cultivan cannabis para exportar a otros países con licencia de la Agencia Española del Medicamento, Alcaliber y Linneo Health. «Una contradicción, puedes plantarlo aquí pero para los de fuera, alemanes, israelíes, italianos... ¿El cáncer y el dolor son diferentes allí? ¿Aquí no existen evidencias y allí sí?».

Fuente: https://www.hoy.es/sociedad/compania-cannabis-20190519003448-ntvo.html

martes, 21 de mayo de 2019

Adiós al kilo, larga vida al kilogramo: cómo funciona el nuevo sistema que redefine el peso tal y como lo conocíamos

WIKIMEDIA
 El Gran Kilo, el prototipo utilizado durante 130 años para calcular el peso, pasó a la historia a partir de este 20 de mayo.

Los científicos alertaron hace algunos años de que el kilogramo original, el gran referente para todas las mediciones de masa, había cambiado y pesaba menos de un kilo

Concretamente, unos 50 microgramos menos, el equivalente a un pequeño grano de arena, imperceptible para la vida cotidiana pero problemático para el mundo de la ciencia.

En una conferencia celebrada en noviembre de 2018, el Comité Internacional de Pesos y Medidas decidió que el estándar del peso ya no será un objeto físico sino que se redefinirá mediante una constante matemática altamente precisa.

Cómo funciona el nuevo sistema de medición
El nuevo peso del kilogramo se medirá con electroimanes. Existe una relación directa entre la electricidad y el peso, ya que la fuerza que ejerce un electroimán es proporcional a la corriente eléctrica que pasa por sus bobinas.

 Por lo tanto, se puede calcular un peso, en este caso el del kilogramo, midiendo la cantidad de electricidad necesaria para contrarrestar su fuerza.

Gráfico sobre la medición del kilo.

La constante de Planck relaciona el peso con la corriente eléctrica. Para calcularla se usa la balanza de Watt, un conjunto de escalas superpreciso.

La balanza de Watt tiene un electroimán que tira de un lado de la balanza y un peso (en este caso sería un kilo) en el otro lado.

La corriente que pasa por el electroimán aumenta hasta que los dos lados de la balanza están perfectamente equilibrados. Esa corriente se puede medir con una precisión del 0,000001%.

Adiós al Gran Kilo
El kilo original, establecido en 1889, es un molde en forma de cilindro, del tamaño de un huevo, compuesto por un 90% de platino y un 10% de iridio, del que se hicieron seis copias repartidas por todo el mundo.

En tanto que objeto físico, puede fluctuar, lo que supone un problema para la precisión con la que se trabaja en el ámbito científico.

Este prototipo internacional se guarda en Sèvres, cerca de París, protegido por tres campanas de cristal en una caja fuerte.

Para abrir la caja se necesitan tres llaves, que están en manos de solo tres personas que deben estar presentes simultáneamente.

En la reunión el Comité Internacional de Pesos y Medidas revisó también otras unidades básicas como el amperio (unidad de corriente eléctrica), el mol (unidad de la cantidad de la materia) y el kelvin (una unidad de temperatura). Los cambios entraron en vigor oficialmente el 20 de mayo de 2019.
 
Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-46237793

lunes, 20 de mayo de 2019

Palestinos rompiendo el ayuno junto a los edificios bombardeados en el último ataque israelí en Gaza.

Vía

Ideología reversa

Imagen de archivo de una manifestación en Chile para conmemorar el fin de la dictadura y pedir...
Getty Images
Imagen de archivo de una manifestación en Chile para conmemorar el fin de la dictadura y pedir justicia para las víctimas. En primer plano, un manifestante porta un cartel con el rostro de Salvador Allende.
 Cada vez que los líderes del tercer mundo se propusieron nacionalizar los recursos naturales de sus países, se los acusó de “vende patrias” y de pretender “introducir ideas foráneas”, como si existiese alguna idea que no tuviese algo de foráneo.

Las dos acusaciones han sido, por generaciones, dos clásicos de la cultura popular cuyos orígenes no son difíciles de rastrear siguiendo los rastros del interés económico internacional. Cuatro casos archiconocidos fueron cuatro presidentes electos democráticamente y depuestos por similares golpes militares precedidos por similares estrategias de desestabilización y seguidos de similares dictaduras: Jacobo Arbenz, cuando intentó nacionalizar una pequeña fracción de tierras en Guatemala en manos de la United Fruit Company; Mohammad Mossadegh, cuando intentó cumplir su promesa electoral de nacionalizar el petróleo en manos de British Petroleum en Irán; Patrice Lumumba, cuando intentó conservar los recursos minerales de Katanga en el Congo en manos de las empresas belgas; y Salvador Allende, cuando intentó nacionalizar el cobre y la banca en Chile en manos de empresas estadounidenses (alguno de estas terribles políticas, como la redistribución de tierras, ya habían comenzado con el presidente anterior, el conservador moderado y rival de Allende, Eduardo Frei Montalva).

Otros ejemplos abundan, pero casi todos hundidos en el generoso olvido de los pueblos. Todos fueron acusados, por las potencias coloniales de su momento, de querer entregar sus países al poder extranjero y de promover ideas extranjeras. Como solución a sus planes de nacionalización, primero la propaganda y luego las armas lograron devolver los recursos nacionales a manos de empresas privadas extranjeras con la obvia asistencia de gobiernos extranjeros que en todos los casos, y de forma documentada, actuaron como extensión de los negocios privados en nombre del interés general.

Esta operación de subasta de países se llevó a cabo o se consolidó con la imposición de “ideas extranjeras”, para nada espontaneas ni producto de ningún debate democrático, sino como parte de un plan deliberado por parte de las potencias extranjeras.

Por ejemplo, cuando en los años 50s se hizo evidente el sostenido crecimiento de la izquierda en Chile, se comenzó el envío de estudiantes de economía de la Pontificia Universidad Católica de Chile a/y desde la Universidad de Chicago. No a cualquier departamento sino a estudiar bajo el directo tutelaje de Milton Friedman y Arnold Harberger, los ideólogos de la reacción contra la corriente iniciada por el cuatro veces presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, por la cual la superpotencia volvió, por unas décadas, a políticas sociales (New Deal, Nuevo Acuerdo). En 1958 Jorge Alessandri le había ganado a Allende por una mínima diferencia de votos y en 1964 la CIA financió exitosamente la campaña electoral de Frei contra Allende. En 1970 el dinero no fue tan efectivo y Allende terminó ganándole a Jorge Alessandri, por lo cual la MIMO (Mafia Internacional de Millonarios Organizados) recurrió al mismo Plan B de todos los casos anteriores: golpe de Estado y dictadura militar para “salvar al país” de alguna amenaza de moda contra la libertad.

Gracias a esta dictadura y a otras en América Latina, los Chicago Boys, los economistas entrenados en la ideología de Friedman, tuvieron carta libre para actuar en Chile y en otros países. Este grupo, sus ideólogos y sus apologistas, centraron y centran hoy sus elogios en la idea de que son ellos quienes han promovido el “libre mercado” y las “libertades individuales”.

Ambos, libre mercado y libertades individuales son ideas muy nobles y positivas. Si no fuese por la hipocresía con la que se las ha aplicado sistemáticamente. No hubo y nunca habrá libre mercado bajo el tutelaje neocolonial y neo imperialista sino lo contrario. Mucho menos hubo libertades individuales, ya que estas políticas necesitaron múltiples dictaduras militares primero y más tarde dictaduras bancarias sobre países arruinados y endeudados por las dictaduras anteriores. El libre mercado y las libertades individuales significaron, bajo estas políticas, libertad de algunos mercados para imponer sus condiciones e intereses sobre otros, y libertad de algunos, de unos pocos individuos para decidir sobre otros individuos, sin excepciones una abrumadora mayoría. Este discurso, esta efectiva manipulación ideoléxica, es semejante al mito que celebra la independencia de Texas de México aduciendo que fue para gozar de “mayores libertades políticas” sin aclarar que se trataba de “mayores libertades de unos a esclavizar a otros”, ya que el gobierno mexicano había regalado tierra a los inmigrantes anglosajones sin haber legalizado la esclavitud, verdadera fuente del “milagro económico” del sur estadounidense.

Pinochet no solo no fue acosado económicamente por Nixon, como lo fuera Allende, sino que además recibió todos los beneficios posibles (morales, ideológicos, militares y económicos) de la superpotencia. Pese a todo, la pobreza y el desempleo no solo continuó creciendo en el llamado “Milagro económico chileno” (mito propagado y diseminado por la poderosa ultraconservadora Heritage Foundation, fundada por Paul Weyrich, Edwin Feulner y Joseph Coors) sino que además, en los 80s, el país se sumergió en una dolorosa crisis económica que ocurrió simultáneamente en otras dictaduras menos exitosas del continente.

Quienes entregaron al país y sus recursos naturales tan codiciados por las exitosas compañías occidentales a fuerza de una dictadura sangrienta, no se los llamó “vende patrias” sino “salvadores de la libertad”. Las ideas indoctrinadas como un dogma incuestionable (cuestionado en todas las universidades de Estados Unidos, menos en el departamento de Friedman) por una simple decisión estratégica de las agencias de Estados Unidos, no se las llamó “ideas extranjeras”.

Fue una operación perfecta, o casi perfecta. Otro típico caso de “ideología reversa”. La mafia neoliberal (a través de sus voceros más pobres, es decir fanáticos) se encargó siempre de acusar a cualquier grupo universitario o de activistas sociales o de intelectuales críticos de practicar las ideas del teórico marxista italiano Antonio Gramsci. Sin embargo, si bien la izquierda tradicional fue gramsciana por su análisis de la realidad y por su natural resistencia crítica al poder (que se expresa y consolida por el sentido común prefabricado), la derecha internacional fue siempre gramsciana en la aplicación del poder a través de las ideas colonizadas.

Se puede ocupar un país, se puede imponerle un gobierno títere por un tiempo limitado, pero si el objetivo es permanecer, la única forma posible es colonizar las ideas de un pueblo hasta inocularlas con un interés parasitario que con el tiempo terminarán adoptando como propias. Tan propias que cualquier cosa que suene diferente, como la recuperación soberana de sus recursos, será aplastada con calificativos como “ideas foráneas” ―y sus propulsores “vende patrias”.

Pero a toda esta ingeniería de las ideas que define nuestro mundo hay que sumarle un aliado fundamental: ese miedo que es parte de la condición humana, ese miedo de un mendigo que es capaz de matar y morir por conservar las pocas pero sonantes monedas que le tiró un buen señor a la salida de la iglesia y que le costó todo el día ganar.

El 19 de mayo de 2019, en Morehouse College de Atlanta, el multimillonario invitado a dar el típico discurso moralizador de graduados, Robert F. Smith prometió pagar la deuda de los estudiantes por haber estudiado. La audiencia estalló en llanto. Un gesto noble, sin dudas. Con sus viejas trampas, por lo expuesto desde hace veinte años...


Fuente: https://www.huffingtonpost.es/entry/ideologia-reversa_es_5ce1e87ce4b00735a919554a?utm_hp_ref=es-homepage